Lluvia al rescate: respuesta al COVID-19 y a la escasez de agua en la costa de Bangladés

5 min read
Women stand in line to collect water from Kashimari Sunnia Dhakhil Madrasa, Shyamnagar.

Cuando la región de Shyamnagar se vio afectada por la pandemia del COVID-19 y una sequía prolongada, WaterAid Bangladesh tuvo que innovar para asegurarse de que hubiera suficiente agua.

Dado que limita con los Sundarbans al oeste y la bahía de Bengala al sur, Shyamnagar es una de las regiones de Bangladesh más vulnerables al clima y escasez de agua.

La zona experimenta regularmente sequías y ciclones devastadores, que no solo han destruido infraestructuras vitales como los pozos entubados, sino que las subsiguientes marejadas y el aumento del nivel del mar hacen que las fuentes de agua se vuelvan cada vez más salinas e inseguras para beber.

Como resultado, la comunidad depende en gran medida de la estación de lluvias como principal fuente de agua: captar agua de lluvia en cubetas y otros contenedores, o de los pocos estanques de agua dulce de la zona. Pero muchos de estos estanques se comparten entre 20 y 30 hogares de propiedad privada o se utilizan para cultivar peces, lo que hace que el agua no sea segura para beber. Durante las sequías estacionales, los estanques a menudo se secan, dejando pequeños charcos de agua fangosa y antihigiénica.

During seasonal drought, the limited number of freshwater ponds become completely dry.
During seasonal drought, the limited number of freshwater ponds completely dry up.

WaterAid Bangladesh ha estado trabajando en Shyamnagar desde 2016 para hacer frente a estos diversos desafíos y proporcionar fuentes de agua limpia y asequible a través de una infraestructura inclusiva y resistente al clima. Con su socio Rupantar, una organización no gubernamental con sede en Khulna, hemos construido varias plantas de ósmosis inversa, que purifican o desalinizan el agua contaminada utilizando una membrana semipermeable y bombas de alta presión. También hemos instalado filtros de arena para estanques, donde el agua se bombea manualmente a través de una unidad de filtro de arena para purificación, así como sistemas de captación de agua de lluvia en clínicas comunitarias y en 36 escuelas y madrasas.

Las tecnologías se basan en modelos de previsión, estimaciones de los niveles de consumo de agua e investigaciones exhaustivas sobre las mejores ubicaciones, lo que ayuda a garantizar que el agua esté disponible durante todo el año. También trabajamos para garantizar que las instalaciones estén disponibles a largo plazo mediante la capacitación de mujeres en desarrollo empresarial y habilidades de gestión, como la contabilidad, y en la operación y mantenimiento de las plantas de ósmosis inversa.

Sin embargo, estas tecnologías tienen sus limitaciones. Los filtros de arena para estanques solo funcionan mientras los estanques tengan suficiente agua. Y si bien las plantas de ósmosis inversa son efectivas, son costosas. Los hogares de bajos ingresos que no pueden permitirse usarlas deben racionar el agua que han recogido, lo cual los deja vulnerables a las enfermedades. O deben utilizar agua salina o restante de los estanques, que se sabe que causa infecciones cutáneas, diarrea y disentería, especialmente entre mujeres y niños. Además, las plantas de ósmosis inversa solo pueden satisfacer una fracción de las demandas de agua de la comunidad, incluso cuando funcionan casi 24 horas al día durante la estación de sequías.

Las limitaciones de estas tecnologías y las vulnerabilidades de la comunidad a los efectos del cambio climático se vieron aún más mitigadas a principios de este año. La comunidad no solo se enfrentó a la pandemia del COVID-19, sino que no llovió durante nueve meses desde agosto de 2020 hasta abril de 2021. Los estanques se secaron, las reservas de aguas subterráneas se extrajeron en exceso y las tensiones sociales burbujearon en la superficie, lo que provocó discusiones mientras la gente esperaba para recoger agua.

Sadia collects water from the pond sand filter in her village in Shyamnagar. The technology is only useful as long as the pond has water.
Sadia collects water from the pond sand filter in her village in Shyamnagar. The technology is only useful as long as the pond has water.
WaterAid/DRIK/Habibul Haque

Con las fuentes de agua comunitarias escasas y sin lluvia en el horizonte, WaterAid Bangladesh entró en acción y propuso una solución innovadora. Persuadimos al comité de gestión escolar local, a los presidentes de los 12 sindicatos de Shymanagar y a las autoridades locales para que permitieran que los hogares utilizar los sistemas escolares de recolección de agua de lluvia que habíamos instalado entre 2018 y 2020. Por orden gubernamental, las escuelas habían estado cerradas desde marzo de 2020 para intentar detener la propagación del COVID-19, así que los sistemas seguían llenos de agua desde las últimas lluvias de abril a agosto de 2020. Con una capacidad combinada de 600,000 litros, había suficiente agua.

La iniciativa comenzó como piloto en tres escuelas a finales de abril de 2021. Los hogares junto a las escuelas podían recolectar 10 litros de agua cada dos mañanas, y registraban sus nombres el día anterior para mantener las cosas en orden. Los voluntarios seleccionados por el comité de gestión escolar llevaron un seguimiento del progreso. Una vez que las otras 33 escuelas de la zona con sistemas de recolección de agua de lluvia vieron el éxito del plan y los beneficios para la comunidad local, pronto se sumaron a la iniciativa, lo que permitió que las familias vecinas recogieran agua. En total, un promedio de 5,000 hogares pudieron recoger agua de las 36 escuelas por día, todo ello manteniendo el distanciamiento social y las medidas de salud y seguridad en torno a la prevención del COVID-19.

El plan incluso ayudó a las comunidades a resistir los efectos del ciclón Yaas, que azotó la zona el 26 de mayo de 2021. Con la esperanza de minimizar los daños causados por el ciclón, ayudamos a las comunidades a captar parte de las fuertes lluvias para su propio uso mientras el comité de gestión escolar, anticipando un retorno inminente a las clases, captaba agua para rellenar las instalaciones de recolección de agua de lluvia de las escuelas.

Aunque esta iniciativa simplemente proporcionó a la comunidad suficiente agua para ayudarla hasta que finalmente llegaron las lluvias en mayo, fue alentador ver cómo un simple acto de colaboración pudo aprovechar al máximo las opciones disponibles y abordar las tremendas necesidades de agua limpia de la comunidad. El esquema debería servir de ejemplo de cómo los enfoques convencionales pueden modificarse de forma innovadora para hacer frente a una crisis creciente y urgente. A medida que los efectos del cambio climático empeoran día a día, podemos esperar sequías similares, o peores, en los próximos años. Pero en el futuro, luego de aprender de esta experiencia, sabemos qué acciones podemos tomar para satisfacer las demandas de agua en Shyamnagar.

Escrito por Ankon Ivan (director de Proyectos, Resiliencia Climática), Saief Manzoor-Al-Islam (director de Proyectos, Resiliencia Climática) y Hossain I. Adib (director de Programas), WaterAid Bangladesh

Lecturas adicionales

Imagen superior: Mujeres hacen fila para recoger agua de Kashimari Sunnia Dhakhil Madrasa, Shyamnagar, mientras un voluntario anota sus nombres y se asegura de que las personas mantengan las medidas de seguridad contra el COVID-19.