Una realidad en desarrollo: cómo experimentan las comunidades las pérdidas y los daños causados por el agua, el saneamiento y la higiene

5 minutos de lectura
Abdur Rajjak Molla, 60, stands among the ruins of his home in Satkhira, Bangladesh, after it was destroyed by Cyclone Amphan. February 2021.
Image: WaterAid/ Drik/ Suman Paul

Los fenómenos meteorológicos extremos, la subida del nivel del mar y el cambio de los regímenes de precipitaciones no sólo amenazan los ecosistemas, sino que también ponen en peligro los medios de subsistencia y el bienestar de las personas. Este blog explora las intrincadas conexiones entre el cambio climático y las pérdidas y daños sufridos por el agua y el saneamiento.

El primer día de la COP28 se alcanzó un acuerdo histórico: la creación de un fondo de pérdidas y daños para ayudar a los países especialmente vulnerables al cambio climático a hacer frente a sus efectos. El acuerdo se produjo tras un año de emergencias climáticas y una espera de más de tres décadas después de que Vanuatu propusiera por primera vez un fondo de este tipo en 1991. Robert Van Lierop, entonces embajador de Vanuatu ante las Naciones Unidas, propuso un "fondo de seguros " que se utilizaría para "compensar a los pequeños países insulares y a los países costeros en desarrollo de baja altitud más vulnerables por las pérdidas y los daños resultantes de la subida del nivel del mar".

¿Qué son las pérdidas y los daños?

Las pérdidas y los daños pueden deberse a fenómenos climáticos graduales o graves, y afectan tanto a las sociedades humanas como a los ecosistemas naturales. La pérdida se refiere a daños permanentes e irreversibles, como la erosión de las riberas de los ríos, la pérdida de tierras por la subida del nivel del mar o la disminución de las fuentes de agua dulce debido a la desertificación y la invasión de la salinidad. En Bangladesh, por ejemplo, 22,3 millones de hectáreas de tierra se han visto afectadas por el aumento de la salinidad entre 1973 y 2009, según el Instituto de Desarrollo de los Recursos del Suelo del país.

Los daños, por su parte, se refieren a las lesiones reparables, como los daños a las infraestructuras causados por fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático.

Pérdidas y daños no económicos

Algunas formas de pérdidas y daños pueden medirse en términos económicos, como la pérdida de ingresos o de activos. Otras formas de pérdidas y daños no pueden cuantificarse tan fácilmente en términos económicos. Estas pérdidas y daños no económicos incluyen la pérdida de vidas humanas, biodiversidad, territorio, ecosistemas, patrimonio cultural, conocimientos indígenas y locales, así como la salud física, mental y materna.

En Bangladesh, el Centro Internacional de Investigación de Enfermedades Diarreicas ha observado un notable aumento del número de abortos espontáneos en un pequeño pueblo situado en Chakaria, cerca de Cox's Bazar, en la costa oriental. De 2012 a 2017, los científicos siguieron la evolución de 12.867 embarazos y descubrieron que las mujeres que vivían a menos de 20 kilómetros de la costa y a siete metros sobre el nivel del mar tenían 1,3 veces más probabilidades de sufrir abortos espontáneos en comparación con sus homólogas que vivían en el interior. Los científicos atribuyen esta discrepancia al aumento de la salinidad del agua que beben estas mujeres, un cambio que se cree inducido por la crisis climática.

Y en Barek Tila, una pequeña zona montañosa del distrito de Sunamganj, cerca de la frontera entre Bangladesh e India, los médicos también han informado del esfuerzo físico que supone para las mujeres y las niñas tener que caminar más para recoger agua limpia después de que se secaran los manantiales de los que dependían.

"Las mujeres y las niñas me visitan a menudo para que les cure los dolores de espalda y musculares y las enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea y la disentería", dice el doctor Hafiz Uddin Ahmed. Sin embargo, "normalmente no les es posible costearse los medicamentos prescritos durante el periodo de recuperación deseado".

Estas pérdidas y daños no económicos se han materializado antes, más rápidamente y con mayor gravedad de lo previsto, pasando una factura desproporcionadamente aguda a los países del Sur Global.

Teodora Nzingo shows how floodwater has seeped into water storage tanks and filled pit latrines, causing more flooding, in Kigamboni, Tanzania. January 2020.
Teodora Nzingo shows how floodwater has seeped into water storage tanks and filled pit latrines, causing more flooding, in Kigamboni, Tanzania. January 2020. Image: WaterAid/ Sam Vox

¿Cómo se experimentan las pérdidas y los daños a través del agua y el saneamiento?

Sabemos que los seres humanos experimentan principalmente los efectos del cambio climático a través del agua, ya sea por la subida del nivel del mar, las inundaciones, los ciclones y las sequías. Pero estos acontecimientos, a su vez, pueden tener graves repercusiones en los servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH).

El aumento del nivel del mar puede contaminar las reservas de agua dulce, haciéndolas inseguras para beber. Los ciclones y las inundaciones pueden dañar las instalaciones vitales de agua, saneamiento e higiene, interrumpiendo el suministro de agua y saturando los sistemas de alcantarillado, lo que provoca el vertido de aguas residuales sin tratar en ríos y mares. Esto no sólo supone una amenaza directa para los ecosistemas acuáticos, sino que también aumenta la probabilidad de enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera, que ponen en riesgo la salud y el bienestar de las comunidades locales. Las inundaciones de Pakistán de 2022, por ejemplo, afectaron a 33 millones de personas, provocaron la pérdida de 1.730 vidas y causaron daños estimados en (USD)270 millones a las instalaciones WASH. Y durante el ciclón Amphan, que azotó el este de India y Bangladesh en mayo de 2020, se destruyeron 18.235 puntos de agua y 40.894 letrinas.

El camino por recorrer

Hasta la fecha, los países ricos han prometido algo más de 660 millones de dólares al fondo acordado en la COP28. Pero esta cifra está muy por debajo de los 400.000 millones de dólares que se calcula que se necesitan cada año (PDF) para hacer frente a las pérdidas y daños económicos y no económicos en el Sur Global.

Mientras tanto, la pérdida y los daños en los servicios de agua y saneamiento son una realidad para muchas comunidades. Mientras lidian con las consecuencias inmediatas de las infraestructuras dañadas y la calidad del agua comprometida, es crucial centrarse en estrategias de adaptación que desarrollen la resiliencia y ayuden a las comunidades a recuperarse antes tras las perturbaciones climáticas.

Los mecanismos del Fondo de Pérdidas y Daños aún se están debatiendo, y todavía está por determinar si podrán acceder a sus fondos los más vulnerables o si se utilizarán para instalaciones WASH.

Pero si reconocemos la interdependencia del clima, el agua y el saneamiento, y la necesidad de diversos mecanismos financieros -como el Escudo Global, el Fondo de Adaptación, el Fondo Verde para el Clima y el Fondo de Pérdidas y Daños-, podremos garantizar la justicia climática y unos servicios WASH resistentes al clima para todos, y trabajar para lograr soluciones sostenibles que salvaguarden estos recursos vitales para las generaciones venideras.

Adnan Ibne Abdul Qader es el especialista en clima y gobernanza del agua de WaterAid Bangladesh.

Imagen superior: Abdur Rajjak Molla, de 60 años, y su familia lo perdieron todo a causa del ciclón Amphan. Las paredes y el tejado de su casa estaban rotos y no tenían comida, agua potable ni instalaciones sanitarias. Hajrakhali, Satkhira, Bangaldesh, febrero de 2021.