La buena gobernanza es esencial para hacer efectivos los derechos humanos básicos al agua y el saneamiento. Trabajando con los gobiernos, hacemos una diferencia duradera.

Para llegar a todos, en todas partes con agua limpia, baños decentes y una buena higiene para 2030, necesitamos una toma de decisiones políticas sólidas y los sistemas establecidos para convertir las políticas en un cambio real. La buena gobernanza del agua, el saneamiento y la higiene (WASH) implica tomar las decisiones correctas para el sector e implementarlas de manera efectiva.

En muchos de los países en los que trabajamos, las iniciativas para mejorar los servicios de WASH se ven frenadas por la gobernanza e infraestructura deficientes. Los factores políticos y sociales a menudo hacen que los recursos se distribuyan de forma desigual entre distritos, regiones y estados. Incluso en zonas con buenos servicios, las personas pobres, marginadas y vulnerables pueden quedar excluidas de los servicios.

Al colaborar con los gobiernos nacionales y locales, hacemos una diferencia duradera en la vida de las personas. Una planificación exhaustiva, una buena coordinación y un monitoreo efectivo son fundamentales y, por lo tanto, un enfoque clave de nuestro trabajo.

Cómo construir un sector WASH sólido

Llegar a todos con acceso duradero al agua potable, saneamiento decente y buena higiene (WASH) requiere que colaboremos con los gobiernos para fortalecer los sistemas y las capacidades esenciales para mejorar el desempeño del sector.

Thumbnail

Nuestro enfoque

Mejorar la gobernanza del sector es fundamental para que el agua potable, los inodoros decentes y la buena higiene sean normales para todos y en todas partes. Trabajamos con gobiernos y socios locales, y ayudamos a desarrollar su capacidad para mejorar los servicios y mantenerlos en funcionamiento.

A través de nuestro trabajo combinado de políticas, prácticas e incidencia política, fortalecemos el sector e impulsamos el cambio a nivel nacional y mundial. Nuestros proyectos de WASH en las comunidades más pobres, combinados con nuestro trabajo más amplio relacionado con políticas e investigación, significan que podemos hacer la diferencia más allá de las áreas inmediatas de las intervenciones de nuestro programa.

Los derechos al agua y al saneamiento están consagrados en el derecho internacional, tal como lo afirma el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Además de trabajar con los gobiernos para generar capacidad sectorial, capacitamos a los ciudadanos para que sus estados rindan cuentas por la prestación de estos servicios esenciales y el cumplimiento de sus derechos humanos básicos.

Para lograr un acceso universal y duradero al agua potable, a inodoros decentes y a una buena higiene para 2030, se debe prestar atención a la sostenibilidad de los servicios y al cambio de comportamiento. Vea este cortometraje para descubrir las soluciones:

Latest blogs and resources

Top image: Muluken Wondirad (left), a utility manager in Debre Tabor Town Water Supply and Sewerage Services, and Fente Tadele (right) store officer, working in the utility’s store in Amhara Region, Ethiopia, February 2023.

Second image: Health worker Shumail Bhatti interacts with community members in Nooh Bhatti, Province Sindh, Pakistan. November 2017.

Page last updated: April 2024