Cómo las empresas pueden ayudar a poner fin a la crisis mundial del agua y el saneamiento

5 min read
Thumbnail

Nuestro nuevo informe muestra que la colaboración entre las empresas y el sector del agua, el saneamiento y la higiene (WASH) podría impulsar avances sustanciales para llegar a todos, en todas partes, con grifos y baños para 2030. Ruth Romer, asesora del sector privado de WaterAid, presenta el potencial que encontró.

Nadie necesita explicar el verdadero valor del agua a Elizabeth, de 54 años, y a su familia en Port Moresby, Papúa Nueva Guinea. Gasta más de la mitad de su escaso salario en comprar agua potable a un vendedor local de agua, ya que sabe que el agua del lago cercano podría hacer que se sienta mal, improductiva e incapaz de mantener a su familia.

Elizabeth sabe que instalar un suministro de agua apta para el consumo y un baño decente cerca de su casa y del puesto del mercado tiene sentido desde el punto de vista comercial. Gastará menos dinero en comprar agua. Y un baño decente aumentará su productividad y reducirá su ausencia del trabajo, porque se enfermará menos. A largo plazo, si se invirtiera 1 USD en agua y saneamiento, habría un retorno promedio de 4 USD en aumento de la productividad.

Imagínese ahora que en lugar de trabajar en un puesto de mercado independiente, Elizabeth trabaja en la cadena de suministro de un minorista multinacional de alimentos. La falta de acceso a agua, saneamiento e higiene (WASH) en su trabajo podría costarle a la empresa millones en pérdida de productividad; cada año, se pierde el equivalente a 4000 millones en días de trabajo debido a un saneamiento deficiente.

A nivel mundial, 1500 millones de personas trabajan en cadenas de suministro. De ellas, hasta 1.35 mil millones están empleadas en pequeñas y medianas empresas, o en granjas en países en vías de desarrollo, donde la crisis del agua y el saneamiento es más aguda. Es por eso que las empresas, como componente clave de una buena práctica de administración del agua, pueden y deben tomar medidas para ayudar a lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de llegar a todos, en todas partes con grifos y baños para 2030.

Mientras que más multinacionales se están dando cuenta de los beneficios de proporcionar agua y saneamiento a su fuerza laboral, nuestro nuevo informe encargado conjuntamente por WaterAid, World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) y CEO Water Mandate del Pacto Mundial de la ONU determinó que hay una serie de oportunidades que aún pueden aprovecharse para impulsar un progreso sustancial; estas oportunidades podrían ser impulsadas por los esfuerzos de colaboración entre las empresas y la comunidad WASH.

Definición de buenas prácticas “aceptables”

La investigación, realizada por Water Witness International, con el apoyo del programa HSBC por el Agua, encontró que incluso las multinacionales consideradas progresistas en la prestación de agua, saneamiento e higiene admitieron que necesitan una mejor orientación sobre lo que se considera una buena práctica “aceptable”, particularmente en áreas que van más allá de simplemente asegurarse de tener agua o baños en el trabajo. Los temas que requieren atención incluyen lo que debería ser la proximidad de las letrinas del lugar de trabajo a la base de trabajadores, lo cual es particularmente importante para los agricultores, y los requisitos para las mujeres que están menstruando.

La investigación también identificó la necesidad de que las empresas desarrollen un enfoque más holístico, así como de tener más elementos específicos de WASH dentro de sus códigos de conducta para los proveedores. Un código de conducta que simplemente establece que “los trabajadores deben tener acceso a instalaciones de agua y saneamiento” necesita más detalles y orientación para ser efectivo.

También podría alentarse a organizaciones como Fair Trade y Better Cotton Initiative (BCI) a incorporar elementos de WASH en sus criterios, estándares o marcos de certificación.

Ajustar la definición de servicios WASH aceptables, reforzar los estándares vigentes e implementar códigos de conducta más holísticos puede impulsar el cambio en todos los niveles, desde la sala de juntas hasta la planta de la fábrica o el campo.

El informe establece un enfoque “ideal” para WASH, que las empresas podrían considerar al implementar estos servicios en sus cadenas de suministro. En el futuro, las corporaciones y quienes trabajan en el sector deben desarrollar, probar y publicar buenas prácticas sobre cómo manejar WASH en las cadenas de suministro, y alentar a otros a seguir su ejemplo.

Acceso a datos confiables

La investigación también encontró que existe una clara necesidad de que las empresas tengan datos confiables sobre los beneficios de proporcionar acceso a agua limpia, saneamiento e higiene a los empleados. Obtener esos datos permite a las corporaciones argumentar internamente el acceso al agua, los baños y la higiene en el lugar de trabajo.

La Organización Mundial de la Salud estima que los beneficios financieros de proporcionar agua y saneamiento a todos en la región de África subsahariana ascenderían a USD 23.5 mil millones al año. Sin embargo, falta evidencia sólida para demostrar otros beneficios, como la reducción del absentismo, una mayor productividad, así como la lealtad del personal y los proveedores.

Las ONG, como WaterAid, y los organismos intersectoriales, como CEO Water Mandate y WBCSD, son socios clave para demostrar cómo invertir en grifos e inodoros puede contribuir a los valores empresariales fundamentales, tanto a nivel ético como financiero.

Próximos pasos

Entonces, ¿qué medidas puede tomar su empresa para ayudar a poner fin a la crisis del agua y el saneamiento?

  1. Firmar e implementar el compromiso de WASH en el lugar de trabajo de WBCSD para garantizar que todos los empleados en las operaciones directas tengan acceso a WASH seguro mientras están en el trabajo.
  2. Ampliar y profundizar la comprensión de sus empleados y la empresa sobre WASH proporcionándoles el manual de autoformación @Work de WASH de la Organización Internacional del Trabajo.
  3. Actualizar sus códigos de proveedor; un conjunto preliminar de criterios para una prestación óptima de WASH en las cadenas de suministro está a disposición para que las empresas realicen pruebas piloto.
  4. Contribuir a fortalecer el argumento comercial para WASH ofreciendo oportunidades para la recopilación de evidencia de sus operaciones y proyectos.
  5. Conocer y participar en la iniciativa WASH4work trabajando con un grupo de agencias, empresas y socios de desarrollo para abordar el desafío de WASH.

Si desea obtener más información sobre WASH en las cadenas de suministro y las conclusiones del último informe, únase al debate en la Semana Mundial del Agua de Estocolmo el domingo, 27 de agosto. La sesión estará presidida por WaterAid, Water Witness International, CEO Water Mandate y WBCSD. Para obtener más información, visite www.worldwaterweek.org.

Descargue el informe (disponible en otros idiomas) > 

Este blog apareció originalmente en Next Billion. Ruth Romer está en Twitter como @RuthRomer4.