¿Por qué todavía no todo el mundo tiene acceso al agua potable?

6 minutos de lectura
Mary gives clean drinking water to her son, Chileshe, in Kazungula District, Zambia. June 2022.
Image: WaterAid/ Chileshe Chanda

A pesar de décadas de proyectos, recaudación de fondos e inventos tecnológicos, millones de personas siguen viviendo sin acceso al agua potable. En este blog, exponemos los obstáculos para lograr el acceso universal y cómo un enfoque de fortalecimiento de los sistemas puede ayudar a superarlos. 

Desde el año 2000, más de 2.300 millones de personas han obtenido acceso a agua potable cerca de sus hogares, lo que les ha proporcionado más tiempo para la escuela, el trabajo y el ocio y les ha permitido llevar una vida más digna, sana y productiva. WaterAid ha contribuido a ello; desde 1981, año de nuestra fundación, hemos proporcionado agua potable directamente a 28,5 millones de personas.

Pero a pesar de los avances, millones de personas de todo el mundo siguen sin tener derecho al agua potable. Según las últimas cifras, 703 millones de personas -casi una de cada 10- no disponen de agua potable cerca de casa. Y para muchas personas que sí tienen acceso, el servicio puede resultar inasequible, poco fiable, inseguro o lejano. Al ritmo actual de progreso hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS ) 6, dos mil millones de personas no dispondrán de agua potable en casa para el año objetivo de 2030. Entonces, ¿por qué, a pesar de décadas de proyectos, recaudación de fondos e inagotables inventos tecnológicos para resolver la crisis del agua, no todo el mundo tiene acceso a agua potable en 2024?

Shyamoli Munda collects water for washing at a nearby pond in Bhetkhali, Satkhira, Bangladesh. June 2023.
"The water I bathe in causes my skin to get very dry and I often get blisters," says Shyamoli Munda, seen here collecting water from a nearby pond in Bhetkhali, Bangladesh. She is one of the 703 million people worldwide who still don't have access to clean water. Image: WaterAid/ Fabeha Monir

El alcance del problema

Si imaginamos todo el proceso que supone llevar el agua a los hogares, las escuelas y las instalaciones sanitarias de los países económicamente más desarrollados, podemos empezar a apreciar el nivel de recursos e inversiones necesario para llegar a todo el mundo con un suministro de agua universal, seguro y sostenible.

Pero en muchos de los países en los que trabajamos -muchos de los cuales se encuentran entre los 45 países menos desarrollados- las instituciones permanentes encargadas de prestar servicios de abastecimiento de agua no suelen tener suficiente personal ni dinero. También es posible que no dispongan de los datos o la información que necesitan para planificar y presupuestar adecuadamente la construcción de nuevos suministros de agua, o el mantenimiento o la reparación de los servicios existentes. Las creencias culturales, las actitudes y las normas de género profundamente arraigadas también pueden hacer que los servicios no lleguen a las personas marginadas o más difíciles de alcanzar.

Y a pesar de los recursos limitados, los gobiernos tienen que hacer malabarismos con muchas prioridades que compiten por la inversión, lo que significa que los servicios de agua y saneamiento a veces se quedan rezagados. Los gobiernos también pueden tener dificultades para suministrar agua a todo el mundo en lugares donde el PIB es bajo y el sistema fiscal es débil. En estos casos, suele ser útil que otras entidades, como el sector privado, desempeñen un papel en el suministro de agua, pero a menudo existen obstáculos para ello, sobre todo en las zonas rurales, donde lograr una economía de escala es más difícil sin la supervisión y la regulación del gobierno.

La construcción de nuevos suministros de agua puede resultar difícil en muchos lugares debido a geografías extremas, como desiertos, montañas y selvas. Y aunque las aguas subterráneas son a menudo una buena fuente de agua, su compleja hidrogeología significa a menudo que son difíciles de encontrar o caras de explotar.

Además, la creciente demanda de agua y los efectos del cambio climático pueden agravar estos retos en determinados contextos. Muy pocas infraestructuras son invencibles a la fuerza de un ciclón, por ejemplo.

Estos retos no sólo impiden la construcción de nuevos servicios de abastecimiento de agua para satisfacer las necesidades de los millones de personas que actualmente carecen de ellos, sino que también impiden la sostenibilidad de los servicios de abastecimiento de agua existentes. No sólo se necesita dinero para construir nuevos servicios, sino para mantenerlos en funcionamiento. Los servicios deben contar con el apoyo de técnicos formados y, en algunos casos, con subvenciones financieras, pero los presupuestos de los gobiernos locales no siempre son suficientes para cubrir estos costes.

Entonces, ¿cómo tendrá todo el mundo acceso al agua potable?

Todo el mundo tendrá acceso a un suministro sostenible de agua limpia cuando exista todo un sistema de personas y recursos que trabajen juntos para llevar agua segura a donde se necesita, cuando se necesita. Un sistema así incluye a los responsables políticos y legislativos, a los urbanistas y planificadores urbanos, a los ingenieros y mecánicos, a los químicos que controlan la calidad del agua y a los reguladores de las empresas de suministro de agua y a las personas que atienden los teléfonos cuando hay un problema o una queja de un cliente.

Se trata de un complejo sistema de personas cualificadas y responsables, que disponen de las finanzas, los datos y el sentido del deber moral necesarios para satisfacer las necesidades de todos, así como de una fuerte demanda por parte de los usuarios para que desempeñen su papel y exijan responsabilidades a los gobiernos y a los proveedores de servicios.

Trabajamos para reforzar este complejo sistema

  • Analizar los obstáculos al abastecimiento de agua universal, seguro y sostenible. Trabajamos con las comunidades e instituciones locales para comprender las barreras sistémicas que impiden lograr un abastecimiento de agua, saneamiento e higiene (WASH) universal, seguro y sostenible en un contexto determinado. Por ejemplo, barreras que pueden existir a nivel nacional, por ejemplo, en las políticas o las leyes; a nivel subnacional, por ejemplo, en los presupuestos de los gobiernos locales o en la capacidad de los proveedores de servicios; o barreras que aparecen a todos los niveles, por ejemplo. normas culturales y de género. También reunimos las pruebas necesarias para hacer frente a estas barreras sistémicas a través de la promoción.
  • Trabajar en asociación. No podemos abordar solos las barreras a las que se enfrentan las personas para acceder a un agua, saneamiento e higiene sostenibles y seguros. Por ello trabajamos con:

    • instituciones y comunidades locales
    • gobiernos locales y nacionales
    • sociedad civil y organizaciones no gubernamentales
    • institutos académicos y de investigación
    • el sector privado, y muchos más.

    Para que nuestro trabajo sea lo más eficaz posible, también compartimos con otros las mejores prácticas y las lecciones que hemos aprendido, y reunimos a diferentes instituciones para que aumenten su compromiso con la mejora de WASH.

  • Demostrar modelos de prestación de servicios y de cambio de comportamiento que puedan ser reproducidos por los gobiernos y otras ONG. Demostramos cómo los servicios WASH pueden prestarse a todo el mundo y gestionarse de forma sostenible, satisfaciendo las necesidades inmediatas y demostrando al mismo tiempo cómo podrían ampliarse a otros lugares. También apoyamos a las comunidades e instituciones locales para que sus instalaciones WASH sean más resistentes al cambio climático y mejoren la seguridad del agua y la gestión de los recursos hídricos.
  • Reforzar las instituciones y proporcionar formación. Reforzamos las capacidades y los conocimientos de los proveedores de servicios y de los gobiernos locales para que cumplan con sus funciones y responsabilidades. Apoyamos a las instituciones locales para que planifiquen, financien y controlen mejor el rendimiento de los servicios WASH. Y reforzamos las relaciones entre los proveedores de servicios y sus consumidores para asegurarnos de que los proveedores responden y rinden cuentas. También promovemos la participación y el liderazgo de las mujeres en la toma de decisiones en torno a WASH.
  • Capacitar a las comunidades. Es crucial que las comunidades estén capacitadas para exigir mejoras en sus servicios WASH y se sientan responsables de su papel en su gestión y sostenibilidad continuas. Para apoyarlo, pretendemos amplificar las voces de la población local, capacitando a las comunidades para que accedan a la información sobre WASH, exijan sus derechos humanos al agua y al saneamiento y reconozcan su papel a la hora de garantizar que los servicios sean sostenibles.
  • Abogar y hacer campaña. Utilizamos todas estas experiencias e investigaciones para elevar el perfil de WASH en los espacios de desarrollo nacionales, regionales y globales -como la Asamblea Mundial de la Salud y las conversaciones de la ONU sobre el clima- y abogar por el cambio de políticas, la reforma del sector y la mejora de la financiación de WASH.
  • Aprender y adaptarse continuamente. Reflexionamos periódicamente sobre los progresos que nosotros, y el sector, estamos realizando, las lecciones que hemos aprendido y el contexto cambiante. Utilizamos esta información para adaptar y mejorar lo que hacemos nosotros y el sector en general.

Es necesario triplicar los niveles actuales de inversión para garantizar que todos los habitantes de los países de ingresos bajos y medios dispongan de agua potable, aseos decentes y una buena higiene de aquí a 2030. Y sólo cuando existan sistemas sólidos que puedan suministrar, mantener y restablecer los servicios después de que se hayan averiado, todo el mundo, en todas partes, tendrá acceso al agua. Conseguirlo requiere un esfuerzo colectivo y una visión de cambio. Sí, las infraestructuras son importantes, pero sólo son una parte de la solución. La financiación debe dirigirse a otras partes del sistema para garantizar que cualquier progreso que se haga, se mantenga durante mucho tiempo en el futuro.

Hannah Crichton-Smith es asesora principal de WaterAid - Fortalecimiento del sistema.

Imagen superior: Mary da agua potable a su hijo, Chileshe, en el distrito de Kazungula, Zambia. Junio de 2022.