2016: distracción política mientras la gente vive en condiciones deplorables

6 min read
Thumbnail
WaterAid/Helder Samo Gumo

Al igual que en muchas regiones, en 2016, los titulares de África Meridional estuvieron dominados por disputas y escándalos políticos, lo cual desvió la atención. Chilufya Chileshe, gerente regional de incidencia política de WaterAid para África Meridional, reflexiona sobre las consecuencias para el agua y el saneamiento, y lo que podemos hacer de manera diferente en 2017, mientras la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos elabora directrices para el derecho al agua.

2016: el año en África meridional

En todo el sur de África en 2016, mientras la gente estaba en la basura, con toda la intención de la palabra, la contienda política se robó el espectáculo. Lo noticieros estuvieron dominados por un pequeño elenco de personajes políticos y sus desventuras polarizantes y distractoras a expensas del progreso de la gente. Incluso en los círculos de la sociedad civil, en los titulares dominaba la reducción muy real, muy evidente y muy preocupante del espacio cívico por parte de la política.

Lo que en la sociedad civil no hicimos suficiente fue mostrar cómo este espacio reducido significaba que las familias de Zambia, Malawi y Lesoto no siempre podían hacer que se escucharan sus voces y, por lo tanto, no podían reclamar sus derechos al agua, la alimentación y la educación. No nos recordamos repetidamente que el 39 % de los mozambiqueños todavía no tenían adónde ir al baño. Ignoramos que las ciudades en crecimiento de la región seguían siendo poco planificadas, donde las aguas residuales no tratadas contaminan el suministro de agua y la defecación al aire libre son comunes.

Distracción de la defecación

Nos preocuparon historias conmovedoras de violencia sin precedentes en el periodo previo a las elecciones generales de Zambia, y observamos con mucha anticipación quién asumiría el poder después de las elecciones del 11 de agosto. Uno estaría excusado por pensar que esto fue todo lo que ocurrió en Zambia el año pasado; la conocida hierba afectada en esta batalla política de los elefantes. Mientras tanto, Brandina Mulenga, de 69 años, murió en el distrito de Mpika porque su inodoro sin mejorar se derrumbó con su peso. Y poco se habló sobre el hecho de que el Hospital Universitario Docente, el hospital más grande de Zambia, no tuviera agua corriente durante varias horas al día.

En Sudáfrica, en medio de una inmensa afluencia, las miles de personas que operan y utilizan una parada de taxis que atiende a 28 aldeas en las afueras de East London sumaron un año más a casi 20 sin agua ni baños públicos. Casi 2 millones de niñas de zonas rurales de Sudáfrica perdieron horas de escuela porque no tenían materiales sanitarios ni un lugar para lavarse las manos o cambiarse en la escuela cuando estaban menstruando.

Si bien bromeamos sobre las extravagantes vacaciones familiares del rey Mswati de Suazilandia, no hicimos hincapié en que no era broma que el gráfico que muestra el número de suazis con acceso a un saneamiento mejorado estuviera cayendo en picada.

Como región pasamos tiempo: analizando qué pasaría después con las disputas políticas en Madagascar que dieron lugar a la renuncia del primer ministro; adivinando el paradero del presidente de Malawi; y sentados al borde de nuestras sillas, cruzando los dedos para que los actores políticos mozambiqueños tuvieran garantizada la estabilidad.

Lo que no apareció en los titulares

Esto ha reducido gran parte de la energía necesaria para abordar el problema del retraso en el crecimiento de más del 40 % entre los niños de Zambia, Malawi, Mozambique y Madagascar. La triste situación de muchas madres que dan a luz en centros de salud sin instalaciones adecuadas de agua y saneamiento que comprometen los esfuerzos de prevención de enfermedades no tuvo mucha cobertura mediática. Madagascar ocupó un lugar destacado entre los diez primeros países con hasta 82 % de habitantes urbanos que defecan al aire libre sin inodoros seguros y privados.

A pesar del reconocimiento del derecho al agua y al saneamiento por parte de los países del sur de África donde trabaja WaterAid, hemos observado poca o ninguna evidencia de compromiso político para encargarse de ello. El desarrollo de la infraestructura siguió aumentando, y la mayoría de las mejoras de infraestructura patrocinadas por el gobierno se realizaron en carreteras, escuelas rurales y centros de salud, etc. No se invirtió lo suficiente en infraestructura de agua, inodoros o higiene, cuya falta afecta en gran medida a los más pobres.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible se refieren al agua y el saneamiento de maneras poderosas, como la vía hacia un futuro sostenible. Pero, ¿hemos establecido suficiente conexión en la mente de las personas acerca de por qué invertir en agua, saneamiento e higiene es fundamental para lograr diversos resultados de desarrollo?

Resoluciones para mejorar los esfuerzos

Los actores de la sociedad civil deben mejorar para demostrar cómo la retórica política distrae de la inversión en desarrollo y de las medidas en favor de la mayoría que vive en condiciones insalubres, en riesgo de enfermedades, exclusión y pobreza continua. Tenemos que gritar más fuerte y trabajar de manera más eficiente para garantizar que las comunidades empoderadas conozcan sus derechos y estén equipadas para reclamarlos.

Podemos trabajar de forma más inteligente con los medios de comunicación para ir más allá del reconocimiento de marca de las organizaciones no gubernamentales internacionales y las organizaciones de la sociedad civil y lograr enviar mensajes efectivos para la divulgación masiva y la influencia en las políticas.

Debemos poner en primer plano a los pocos héroes de nuestro tiempo, organizar en cascada sus lecciones y encontrar formas de compartir e impartir su pasión. Historias de liderazgo, como la de Florence Radzilani, alcaldesa del municipio de Vhembe en la provincia de Limpopo, Sudáfrica, ofrecen puntos de partida inspiradores. Ella rechazó un auto de R1.5m (£85,000) y se aseguró de que el municipio en su lugar gastara el dinero para resolver la gran escasez de agua en el distrito.

Tenemos que maximizar el argumento de los efectos dominó que la mejora del acceso al agua y los baños tiene en la reducción de la pobreza. Podemos hacerlo al transformar la diarrea en un temor pasado y contribuir a reducir la malnutrición en los niños, y aumentar el número de madres capaces y dispuestas a dar a luz en centros de salud con inodoros y agua adecuados.

Se espera que el borrador de las directrices continentales de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (ACHPR) para el derecho al agua esté listo en 2017; esto no debe terminar como un ejercicio académico. Las directrices deben traducirse en una amplia promoción y protección de derechos y apoyo para que las personas entiendan, reclamen y hagan realidad sus derechos. Nuestros estados deben ofrecer entornos propicios, en donde la libertad de prensa y la libertad de expresión y asociación estén garantizadas.

En 2017

Un estimado colega, Deprose Muchena, recordó a una reunión de personal de WaterAid en noviembre de 2016 que “el desarrollo es una actividad política a favor de los pobres”. Debemos recordar siempre que los edificios brillantes y las calles pavimentadas que ahora adornan algunas partes prósperas de nuestras ciudades del sur de África podrían aumentar nuestra posición en el mundo, pero poco hacen por hacer que nuestra gente se desarrolle.

El PNUD define elocuentemente el desarrollo humano como una cuestión de ampliar la riqueza de la vida humana, en lugar de simplemente ampliar la riqueza de la economía en la que viven los seres humanos. Conlleva mejorar directamente las capacidades humanas al garantizar el acceso a los derechos humanos básicos. El agua, la alimentación y el saneamiento son algunas de las necesidades humanas más básicas; el acceso a ellas pone a las personas en la escala de una mejor educación, atención sanitaria y prevención de enfermedades. Esto disminuye los niveles de mortalidad y aumenta la productividad, lo que da como resultado un avance económico.

Así que, a medida que empezamos 2017, con casi dos de cada cinco africanos que viven sin acceso a agua potable y donde la diarrea por sí sola representa más del 8.8 % de la mortalidad en el continente, tenemos que volver a lo básico. Queremos que los titulares griten menos con historias de angustia, y más con historias de victoria a medida que vemos que más personas acceden al agua y al saneamiento y salen de la pobreza.

Chilufya Chileshe tuitea como @chilufyac y encontró inspiración para este blog del artículo de Sisonke Msimang en The Mail& Guardian, instándonos a reivindicar los titulares de las noticias.