Aprender de los innovadores tanzanos

4 min read
Thumbnail

Cuando las empresas encuentran maneras de hacer frente a los desafíos de saneamiento, no son solo los propietarios los que se benefician. Rémi Kaupp, especialista en saneamiento urbano de WaterAid UK, analiza el éxito de dos empresarios tanzanos que están cambiando el funcionamiento del saneamiento en Dar es Salaam.

Hace un par de meses, trabajé con colegas tanzanos en una nueva fase de un programa muy emocionante: el negocio de vaciar las letrinas. Como mi colega Clare Haule presentó estupendamente en el congreso de la Asociación Africana del Agua (AfWa) en Nairobi, Kenia, en febrero, ha sido un largo trayecto para desarrollar soluciones para las letrinas repletas que asolan los asentamientos informales de Dar es Salaam. Los tanques de lodos grandes no pueden acceder a estas áreas y son demasiado caros para sus residentes, lo que deja solo vaciadores manuales ilegales que trabajan en condiciones horrendas.

Esta travesía comenzó hace casi diez años con las primeras pruebas de la bomba Gulper; más recientemente se han probado varios métodos de emprendedores locales a pequeña escala para evaluar si el vaciado de letrinas puede proporcionar un negocio viable. El año pasado compartimos las lecciones que aprendimos junto con otras organizaciones no gubernamentales que realizan un trabajo similar. Por ejemplo, hemos probado varios modelos financieros, tipos de grupos de emprendedores y formas de llegar a los clientes. No todo ha funcionado, por supuesto, pero ahora podemos determinar mejor qué es prometedor y qué no lo es.

Dos emprendedores en particular han tenido mucho éxito: el Sr. Millinga de Umawa y el Sr. Mhando de Numagro. Ambos han ampliado su negocio original de recolección de basura y han podido prestar servicio a barrios enteros del municipio de Temeke con sus bombas de vaciado de letrinas, a un precio asequible para que los residentes pobres puedan aprovechar el servicio. Los hombres han tenido un impacto en las políticas, las planificación y los servicios de saneamiento en Dar es Salaam, porque desde entonces uno de los municipios ha estado emitiendo licitaciones para prestar este servicio en nuevos barrios. También han tenido un efecto en los prestamistas, ya que varios proveedores locales de microfinanciamiento han emitido préstamos para que los emprendedores puedan comprar equipos y expandirse aún más.

El punto crucial de su éxito

Lo fundamental es que Millinga y Mhando han innovado constantemente. La innovación para ellos no se trata solo de probar diferentes tipos de bombas y sistemas de tratamiento (aunque esto sigue siendo importante), sino también buscar soluciones para mejorar el negocio en sí. He aquí tres ejemplos:

  1. El Sr. Millinga negoció contratos con casas de huéspedes y restaurantes mediante los cuales ofrece vaciado ilimitado por una tarifa mensual. Esto le proporciona un ingreso estable, que contrasta con depender de los clientes domésticos que aportan al negocio principalmente en la temporada de lluvias.

  2. El Sr. Mhando se enfrentó a la cuestión de la “pesca de residuos sólidos”: las letrinas también se utilizan como fosas de basura, especialmente para artículos que la gente considera vergonzosos (por ejemplo, preservativos, toallas sanitarias y pañales) que deben quitarse con un gancho antes de poder utilizar una bomba. El Sr. Mhando estaba perdiendo tiempo y dinero por este tedioso proceso, hasta que comenzó a ofrecerlo como un servicio distinto. Ahora las personas contratan sus servicios solo para eliminar la basura de las letrinas.

  3. El Sr. Millinga ha establecido un “centro de excelencia” en el que otros empresarios y vaciadores pueden conocer las tecnologías involucradas. Aunque la capacitación de sus competidores podría parecer contraproducente, ha atraído la atención positiva de las autoridades y de la empresa municipal de agua, ayudando a consagrar un mejor vaciado de letrinas en la ley y eliminar gradualmente el vaciado inseguro.

Ambos emprendedores compartieron su experiencia con mis colegas en un taller celebrado en enero, durante el cual nos aseguramos de captar las lecciones de Tanzania y de otros países, e hicimos una lluvia de ideas para expandir los negocios de gestión de lodos en otros barrios. Analizamos las nuevas tecnologías de vaciado y tratamiento, los proveedores financieros, las ideas de modelos de negocio y las formas de involucrar cada vez más a la empresa de agua.

Para mí, como persona externa, la lección clave es la siguiente: estas pequeñas empresas están asumiendo la mayor parte de los riesgos al aventurarse en el turbio negocio de la gestión de lodos, probar nuevas bombas sin garantía de éxito, convencer a los residentes de que cambien sus comportamientos con respecto a lo que sigue siendo un tema tabú y más. Por lo tanto, nuestro papel como organización no gubernamental, junto con nuestros patrocinadores, debe ser reducir estos riesgos tanto como sea posible, asumiendo algunos nosotros mismos. Este papel formará parte importante de nuestro enfoque en la nueva fase de este programa.

Ramie Kaupp tuitea como @RemKau