Cuando el polvo se despeja: mirando hacia atrás y hacia adelante, después de los terremotos de Nepal

3 min read
Miniatura
WaterAid/Ravi Mishra

Los terremotos que azotaron Nepal en abril y mayo de 2015 afectaron la labor de WaterAid de muchas maneras. El personal perdió sus casas, se interrumpieron los proyectos, se establecieron nuevas asociaciones y rápidamente proporcionamos socorro de emergencia en circunstancias excepcionales. Un año después, la reconstrucción sigue en curso. Rémi Kaupp, especialista en desastres de WaterAid UK, reflexiona sobre el trabajo realizado, las lecciones aprendidas y el papel que podemos desempeñar en la recuperación de Nepal.

El año pasado, dirigí un pequeño equipo para revisar el trabajo realizado por WaterAid tras el terremoto e identificar las principales lecciones de nuestra respuesta. Para una organización de desarrollo como nosotros, sin existencias de suministros ni una lista de personal para atender desastres, responder a una emergencia de este tipo es un desafío excepcional. No tuvimos muchas opciones en este caso; nuestros socios y las comunidades a las que apoyamos se vieron directamente afectados y existía una fuerte obligación moral de contribuir a los esfuerzos de auxilio.

Respuesta ante emergencias: lecciones para una organización de desarrollo

Por fortuna, muchos de mis colegas tenían buena experiencia en emergencias, y los de los países vecinos también nos ayudaron rápidamente. Nos coordinamos con organizaciones humanitarias a través del Grupo de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH), como es habitual en caso de desastres, para identificar dónde trabajar y qué ayuda se necesitaba más. Después de las evaluaciones iniciales y de escuchar a nuestros socios, nos centramos en gran medida en la higiene (un problema descuidado pero vital para prevenir enfermedades) al proporcionar kits y sesiones de sensibilización, y al dirigir el subgrupo sobre ese tema.

Como parte de la revisión, elaboré un breve resumen en PDF en el que destacaba:

  • Las innovaciones que introdujimos, como inodoros inclusivos, nuevas tecnologías y diferentes tipos de asociaciones, y cómo podríamos intercambiar mejor nuestros conocimientos.
  • Cómo nos adaptamos rápidamente a una situación de emergencia y cómo podríamos estar mejor preparados
  • Cómo seguimos las mejores prácticas humanitarias y cómo podríamos ser más útiles para otros grupos al definir mejor nuestros roles potenciales en situaciones de emergencia.

Me encantaría escuchar los comentarios de otros profesionales del sector. ¿Qué nos falta? ¿Han tenido el mismo desafío en su organización no gubernamental? Envíenme un tuit con su opinión @RemKau.

Recuperación y reconstrucción: mirar hacia el futuro

La labor de recuperación y reconstrucción en Nepal sufrió varios reveses. La Autoridad de Reconstrucción Nacional tardó mucho en establecerse y funcionar. Un bloqueo económico de la vecina India tras la nueva constitución de Nepal aumentó las dificultades.

A pesar de estos desafíos, WaterAid Nepal, junto con otras organizaciones no gubernamentales, lograron contribuir al esfuerzo de recuperación. Nuestro trabajo incluyó principalmente la reconstrucción de la infraestructura afectada, como las redes de abastecimiento de agua alimentadas por gravedad, y el apoyo a las comunidades para que regresen al estado Libre de defecación al aire libre, en virtud del cual todos tienen inodoros, incluidos los que ahora viven con discapacidad. También instalamos inodoros en campamentos y trabajamos en la higiene menstrual al capacitar a los miembros de la comunidad para fabricar almohadillas. , que proporciona más detalles sobre esto, así como historias de nuestro trabajo.

Más allá de la reconstrucción, ahora tenemos que abordar problemas más amplios en nuestro sector, especialmente la falta de financiamiento crónica en materia de agua y saneamiento (y ni hablar de los servicios que pueden soportar futuros desastres), la preocupante crisis de seguridad del agua y la preparación del sector WASH, empezando por WaterAid y nuestros socios. Solo entonces podremos estar preparados para actuar si lo impensable vuelve a ocurrir.

Rémi Kaupp tuitea como @remkau