Pequeña inversión, grandes recompensas: dispositivos de lavado de manos para todos los contextos

6 minutos de lectura
WaterAid

Los consejos de salud pública sobre el lavado de manos durante la pandemia de COVID-19 son difíciles de seguir para muchas personas que viven en comunidades rurales sin un suministro de agua corriente. Aquí, los miembros del equipo de WaterAid Bangladesh presentan su manual de dispositivos de lavado de manos fáciles de usar y basados en contextos, diseñados para superar los desafíos de asequibilidad y accesibilidad para incluir a todos.

Desde el inicio de COVID-19 en Bangladesh, el país se ha visto plagado con el mensaje primario de salud pública de “lavarse las manos frecuentemente durante al menos 20 segundos”, siguiendo el consejo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En teoría, el lavado de manos con jabón es una medida preventiva fácil, efectiva y asequible contra COVID-19.

Los medios de comunicación han desempeñado un papel dinámico y vital en la promoción del lavado de manos con jabón, y en la difusión de este mensaje preventivo básico en todo el país. El gobierno también ha destacado el lavado de manos con jabón en sus mensajes oficiales de COVID-19, aunque otras recomendaciones de salud pública han dejado de lado estos últimos. Casi todas las empresas locales y multinacionales que producen jabón, así como artículos de higiene y limpieza también han adaptado su publicidad de acuerdo con los mensajes sobre COVID-19.

Un hombre lee mensajes de sensibilización a través de un megáfono desde la parte posterior de un triciclo como parte de la respuesta al COVID-19. Bangladesh. Abril de 2020
Se han difundido mensajes de sensibilización del COVID-19 en materia de salud pública a las comunidades de todo Bangladesh.

El agua corriente excluye a muchas comunidades

Pero, aunque apreciamos estos esfuerzos correctos e incondicionales desde todos los ámbitos, una observación crítica es que la mayoría de los materiales promocionales muestran agua corriente. Esto puede causar que más de 63 % de las personas de Bangladesh que viven en zonas rurales se sientan excluidas, ya que la mayoría de la población rural utiliza uno de los diversos tipos de pozos entubados manuales u otro tipo de punto de agua administrado por la comunidad.

Las comunidades rurales a menudo transportan agua desde puntos de agua o fuentes cercanas, como estanques, hasta letrinas para lavarse las manos después de defecar. Las personas almacenan agua en sus cocinas u otros lugares adecuados en sus hogares para lavarse las manos antes o después de comer.

La situación es similar en los barrios marginales y las comunidades de bajos ingresos de las zonas urbanas; el agua solo está disponible en los puntos administrados por la comunidad, con una conexión extendida desde las empresas de servicios públicos de agua o los pozos entubados típicos, según el contexto. En los barrios marginales urbanos densamente poblados, las personas necesitan lavarse las manos en los puntos de entrada y salida para reducir la propagación de COVID-19. Esto es difícil debido a la falta de instalaciones adecuadas.

Mujeres que recolectan agua para lavase de un pozo entubado en la plantación de té Gulni, distrito de Sylhet, Bangladesh.
Gran parte de la población rural de Bangladesh depende de fuentes de agua compartidas como este pozo entubado en la plantación de té Gulni, distrito de Sylhet.
WaterAid/Abir Abdullah

Riesgo de contaminación por puntos de agua

COVID-19 ha cambiado toda la noción del lavado de manos. La gente ha comenzado a lavarse las manos incluso en mercados rurales, complejos de salud y oficinas de gobierno locales, y después de regresar a casa. Este es definitivamente un acontecimiento positivo, pero debemos ser cautelosos con respecto al riesgo de transmisión a través de los puntos de agua que la gente tiene que utilizar. El virus puede propagarse de persona a persona a través de puntos de alto contacto, como manivelas de bombas manuales o tazas utilizadas para extraer agua de cubetas.

Por ejemplo, el uso de pozos entubados o tazas requiere verter el agua con la mano. Esto no solo es inconveniente, sino que también la mano limpia se utiliza para verter agua en la otra tocando la bomba manual u otra superficie, que podría estar contaminada.

Nuestro manual de dispositivos de lavado de manos asequibles

Para hacer frente a estos desafíos, hemos diseñado dispositivos de lavado de manos sencillos, específicos para cada contexto y asequibles con agua corriente tanto para lugares públicos como para hogares, con el apoyo de nuestras ONG asociadas, trabajadores sociales entusiastas y empresarios locales. Hemos promovido una amplia variedad de dispositivos de lavado de manos durante COVID-19 tanto para contextos rurales como urbanos, a fin de permitir que incluso las comunidades más marginadas se laven las manos fácilmente con agua corriente.

En nuestro trabajo promoviendo dispositivos de lavado de manos a lo largo de muchos años, se han desarrollado varios modelos innovadores y de bajo costo, como el lavamanos casero “tippy tap”, un grifo unido con un barril o una olla de arcilla y muchos otros. Muchos de los modelos de bajo costo fueron creados por inventores locales, junto con WaterAid y nuestras ONG asociadas.

Hemos recopilado 22 tipos diferentes de dispositivos de lavado de manos en un manual fácil de usar, incluyendo descripciones y estimaciones de costos para que las personas puedan identificar el dispositivo más adecuado para un contexto particular y puedan instalarlo. Los dispositivos requieren principalmente materiales disponibles a nivel local, lo que aumenta su asequibilidad.

Una mujer lavándose las manos en un sencillo lavadero en su pueblo durante la pandemia por COVID-19 en Bangladesh.
Una mujer lavándose las manos en un sencillo lavadero en su pueblo durante la pandemia por COVID-19 en Bangladesh.
WaterAid

Dispositivos de lavado de manos sin contacto para COVID-19 y accesibilidad

Una de las mejores innovaciones introducidas durante la pandemia de coronavirus e incluidas en el manual es el dispositivo de lavado de manos tipo pedal sin contacto, que permite a las personas lavarse las manos sin tocar el grifo. Esto minimiza el riesgo de propagación de COVID-19 y otras enfermedades transmisibles, al tiempo que reduce el desperdicio de agua.

El manual también incluye dispositivos de lavado de manos que permiten a los niños y las personas con discapacidad acceder a las instalaciones y utilizarlas fácilmente. Y hay guías que permiten a las personas de las zonas rurales de difícil acceso hacer sus propios dispositivos de lavado de manos en sus patios usando un grifo conectado a un minitambor, olla de barro o cuenco de plástico para recolectar agua usada, fijando este sencillo sistema usando barro. El lavamanos casero “tippy tap” es otro dispositivo de lavado de manos muy simple incluido que también sirve en las zonas rurales de Bangladesh.

Nuestro manual está disponible públicamente y lo estamos compartiendo ampliamente con los actores del sector de agua, saneamiento e higiene (WASH). Varias organizaciones y personas ya se han puesto en marcha, y han comenzado a utilizar proactivamente los diseños sugeridos para desarrollar dispositivos de lavado de manos con sus propios recursos. También hemos desarrollado una especificación de diseño para estaciones de lavado de manos públicas, con el fin de fomentar las prácticas recomendadas en el diseño del lavado de manos.

El lavado de manos es una intervención rentable

COVID-19 ha sacudido al mundo con miedo e incertidumbre. Pero una estrategia muy básica y sencilla de lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón puede desafiar la devastación de esta pandemia. El lavado de manos con jabón ha sido reconocido como uno de los inventos más rentables en salud pública. Según la OMS, se estima que una inversión de solo USD 3,35 en promoción del lavado de manos tendrá la misma cantidad de beneficios para la salud que una inversión de USD 11 en la construcción de letrinas o una inversión de USD 200 en el suministro de agua para los hogares. Estas cifras muestran cómo las pequeñas inversiones en higiene equivalen a grandes cambios, pero la higiene sigue siendo un aspecto descuidado por las personas, las comunidades, las instituciones y los encargados de formular políticas.

El lavado de manos con jabón no debe continuarse únicamente debido a los temores de COVID-19; más bien, debe desarrollarse como un hábito de por vida. Se estima que las buenas prácticas de lavado de manos reducen la incidencia de diarrea y enfermedades respiratorias hasta en 40 % y 21 %, respectivamente, lo que genera enormes beneficios económicos.

La pandemia de COVID-19 ofrece la oportunidad de cambiar los comportamientos de higiene para siempre y cosechar los beneficios para la salud a largo plazo. Y es una oportunidad para asegurar que todos tengan las instalaciones que necesitan para mantener estos nuevos comportamientos. Ha llegado el momento de redefinir el paradigma de inversión a nivel individual, comunitario e incluso nacional para que los cambios sostenibles para la humanidad formen parte de la “nueva normalidad”.

Hasin Jahan es director de país; Golam Muktadir, asesor técnico para WASH; y Zarif Ifthekhar Rasul; funcionario de apoyo estratégico, todos en WaterAid Bangladesh.