¿Por qué el agua, el saneamiento y la higiene son un problema de desigualdades? 

6 min read
WaterAid/ Dennis Lupenga

Con el Foro Político de Alto Nivel de la ONU de este año centrado en el décimo Objetivo de Desarrollo Sostenible, las desigualdades, tenemos un momento clave para enfatizar la importancia del agua, el saneamiento y la higiene en su consecución. Pero, ¿cuál es la conexión? Katie Tobin, coordinadora de incidencia política de WaterAid en Nueva York, lo explica presentando nuestro nuevo informe sobre políticas.

A pesar de los avances recientes, 785 millones de personas no tienen agua potable cerca de casa, 2 mil millones no tienen un baño decente y 3 mil millones carecen de los medios para una buena higiene en el hogar. La reciente actualización de los datos del Programa Conjunto de Monitoreo sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) (como parte de su informe sobre el “enfoque especial en las desigualdades”, 2019), que contenían estas cifras, reforzó que el acceso a WASH es tanto un indicador sólido como una consecuencia de las enormes desigualdades.

Ya sea que usted sea o no una de esas 2 mil millones de personas sin acceso a servicios de saneamiento depende de una serie de diferencias mensurables dentro de las comunidades, países y regiones del mundo y entre ellas. Si está leyendo esto, en una pantalla digital, es probable que tenga la fortuna de tener acceso tanto al agua potable como a un inodoro, junto con jabón para lavarse las manos después de usarlo. Los ingresos son el predictor más preciso del acceso a WASH, pero las dimensiones políticas, sociales y ambientales también influyen en las brechas entre quienes tienen acceso a los servicios, la infraestructura y la opinión política, y en los que no lo tienen.

La Agenda 2030 depende del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6

El acceso equitativo y universal al agua, saneamiento e higiene (WASH) — la visión compartida de WaterAid y el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de la Agenda 2030— es fundamental pues facilita las mejoras en el bienestar que promueven los objetivos de desarrollo y cumple con los derechos humanos. La educación, la salud, la nutrición, los medios de subsistencia, el trabajo decente, la resiliencia al cambio climático, los derechos de la mujer y las sociedades pacíficas dependen de la capacidad de las personas para acceder al agua potable, a un saneamiento adecuado y a la higiene.

Así pues, si bien la falta de WASH puede ser un indicador de desigualdades, promover el acceso e incluir a aquellos que han sido excluidos es un paso importante para reducirlas.

La próxima semana, el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas (HLPF) 2019 abordará el tema «Empoderar a las personas y garantizar la inclusión y la igualdad». Como parte de su primera semana, los líderes realizarán la primera revisión del avance hacia el ODS 10: reducir la desigualdad en y entre países.

El Objetivo 10 es uno de los ODS más políticamente difíciles de resolver y de medir, pero también el que tiene el mayor potencial transformador, si la comunidad internacional decide abordarlo.

Dina, de 5 años, sentada en su aula en Muasse, provincia de Niassa, Mozambique.
Dina, de 5 años, sentada en su aula en Muasse, provincia de Niassa, Mozambique.
Wateraid/Eliza Powell

HLPF 2019 es una oportunidad para abordar el potencial del ODS 10

El año pasado, participamos en la primera revisión del ODS 6, aportando nuestra experiencia a los debates temáticos oficiales, los eventos paralelos y a la elaboración de informes nacionales específicos sobre el ODS. Este año, estamos de nueva cuenta en el HLPF con una delegación de 11 participantes, un evento paralelo oficial, una reunión estratégica y un taller de revisión de los ODS.

Estamos aquí para enfatizar el hecho de que el agua y el saneamiento están intrínsecamente entrelazados con la dinámica de la pobreza y la desigualdad, tanto dentro de los países como entre ellos. Como expresamos en nuestro nuevo informe, la Reducción de las desigualdades mediante el acceso universal al agua, saneamiento y la higiene – WASH es fundamental para el ODS 10 y para toda la Agenda 2030.

Debe garantizarse el acceso a WASH en las poblaciones remotas y marginadas, especialmente las personas que sufren discriminación por motivos de género, origen étnico, discapacidad, casta, religión, etc., muchos de los factores que contribuyen a las desigualdades existentes, tal como se define en el Objetivo 10.

La reorientación de los recursos públicos hacia la prestación de servicios requiere prestar atención a los sistemas económicos y financieros mundiales y a cómo permiten o restringen a los países el financiamiento de los sectores WASH y planes nacionales de desarrollo. Así que la conversación global sobre los ODS y cómo financiarlos e implementarlos es una plática en la que tenemos mucho que decir.

Nuestras recomendaciones concisas sobre políticas para abordar juntos los ODS 6 y 10

Los determinantes políticos, económicos, sociales y ambientales de quién tiene acceso al agua potable, inodoros e higiene y quién no, dependen de las decisiones financieras y políticas conformadas en parte por la función normativa global de la Agenda 2030, y el HLPF como su momento anual de rendición de cuentas. Por lo tanto, antes del HLPF estamos compartiendo recomendaciones específicas sobre el avance del ODS 10 y su relación con el ODS 6.

Para este resumen de políticas hemos unido fuerzas con WSSCC, el Centro de Derechos Económicos y Sociales y End Water Poverty para mostrar cómo los factores que determinan las desigualdades en y entre las personas son fundamentales para garantizar el acceso equitativo y universal a WASH. Este se basa en nuestro evento paralelo HLPF 2018 «Reducción de las desigualdades mediante el acceso a WASH', y nuestro enfoque en la conferencia Women Deliver sobre WASH como imperativo para el empoderamiento de las mujeres y las niñas y los derechos humanos.

Tarfalech frente a los nuevos baños para discapacitados en la escuela primaria de Edget Bihibret, Amhara, Etiopía.
Tarfalech frente a los nuevos baños para discapacitados en la escuela primaria de Edget Bihibret, Amhara, Etiopía.
WaterAid/Genaye Eshetu

El HLPF establece el precedente para la Cumbre de los ODS de septiembre

En el periodo previo a la primera Cumbre de los ODS, que se celebrará como parte de la semana de alto nivel de la Asamblea General de la ONU en septiembre, el mundo estará observando este HLPF y su tratamiento de las desigualdades globales como un indicador de tendencias. Estaremos haciendo un seguimiento de la seriedad con que los gobiernos y la comunidad en general que rodea la Agenda 2030 se comprometen con los temas de las desigualdades y qué proponen concretamente para reducirlas, dentro de los países y entre estos.

Si se quiere lograr la Agenda 2030 y, junto con ella, nuestro objetivo de llegar a todos, en todas partes con WASH en tan sólo 11 años a partir de ahora, la Cumbre tendrá que demostrar un nivel de ambición acorde con la escala de las crisis mundiales de pobreza extrema, cambio climático y creciente desigualdad de ingresos. Esto debería comenzar en julio, con indicaciones claras de cómo se supervisará, financiará e implementará el ODS 10, para hacer frente a la discriminación, exclusión y otras causas de raíz de las desigualdades inaceptables en el acceso a WASH y a la mejora del bienestar que representa.

Katie Tobin es coordinadora de defensa de WaterAid en Nueva York @travelingKT

Lea nuestro resumen de políticas sobre ODS 6 y ODS 10

Explore nuestros planes para el HLPF

Siga a la delegación del HLPF de WaterAid en Twitter y lea su blog diario