¿Por qué la gente puede tener acceso a los teléfonos móviles, y no al agua potable

on
11 October 2016

Vincent Casey, asesor principal de WASH en WaterAid, analiza cómo la comparación de dos servicios completamente diferentes puede ofrecer nuevos ángulos y proporcionar lecciones para llegar a todos en todas partes con agua segura.

En una conferencia en Londres recientemente escuché una vez más una pregunta que me han hecho en innumerables ocasiones: "Si la gente puede tener acceso a los teléfonos móviles, ¿por qué no pueden tener acceso al agua potable?

A rural village in Zambia with a mobile base station in the background
WaterAid/Vincent Casey
Un pueblo rural en Zambia con una estación base móvil en el fondo.

Según esta encuesta del Afrobarómetro de enero de 2016, que abarca 35 países africanos, el 93% de los encuestados dijo que había un servicio de telefonía móvil en su zona y sólo el 63% dijo que había agua corriente. Esto no significa que todos los participantes en la encuesta tuvieran servicios de telefonía móvil o de agua, ni que los resultados de la encuesta sean representativos del acceso en los países africanos más pobres. La encuesta reconoce que es probable que los totales de acceso real sean muy inferiores.

En un informe de Pew Global se constata que los teléfonos móviles son tan comunes en Sudáfrica y Nigeria como en los Estados Unidos. No es el caso en lugares como la Zambia rural o Uganda, pero un número cada vez mayor de personas en las comunidades rurales tienen acceso a la telefonía móvil, y la recepción está mejorando drásticamente. Los servicios de datos móviles de alta velocidad 3G pueden encontrarse en muchos lugares remotos donde las carreteras ni siquiera están asfaltadas.

Mientras tanto, el acceso al agua corriente se está quedando atrás, y el Programa de Vigilancia Conjunta (PMC) informa de que sólo el 16% de los habitantes de África tiene acceso a conexiones de agua para uso doméstico. El agua corriente no significa necesariamente agua potable; a veces puede estar más contaminada que el agua de las bombas manuales. Y la gente no tiene acceso a agua corriente para tener agua segura, sin embargo, el agua corriente es ciertamente un medio de llevar agua segura a los hogares de la gente, si se gestiona bien.

Entonces, ¿qué podría estar detrás de la grave disparidad en el acceso al servicio que sigue provocando la pregunta del teléfono móvil/agua? ¿Por qué el aumento del acceso al agua corriente no va a la par con un aumento aparentemente exponencial del acceso al móvil?

La cuestión de la prestación de servicios del sector público frente al privado se ofrece a veces como una razón. Los servicios móviles son prestados y gestionados al 100% por empresas privadas, mientras que los servicios de agua en zonas rurales son prestados y ocasionalmente gestionados por una mezcla de gobiernos locales, empresas de servicios públicos o privados, contratistas privados, operadores privados en pequeña escala, organismos de ayuda y usuarios del servicio. ¿El éxito de la telefonía móvil se debe realmente a que está gestionada al 100% por empresas privadas? Esto implicaría que países como Zambia tienen un lucrativo mercado rural de agua, al que podrían acceder los proveedores privados de servicios de agua corriente con tarifas asequibles y un modelo de recuperación total de los costos. ¿Es así?

¿Están los organismos de ayuda ahogando la inversión del sector privado en los mercados rurales de agua al apoyar la prestación de servicios básicos? ¿Se está disuadiendo a los agentes del sector privado de invertir en servicios de agua en las zonas rurales porque el derecho humano al agua se entiende erróneamente como el hecho de que las personas no deben pagar por el agua? ¿O hay más razones prácticas por las que los proveedores de servicios móviles han podido llegar a las personas donde el suministro de agua corriente no lo ha hecho? Parece que lo último es cierto.

El agua es más pesada que el aire...

Creo que una explicación clave de esta situación es la diferencia física fundamental entre el agua y el aire. Un metro cúbico de agua pesa una tonelada; un metro cúbico de radiación electromagnética que pasa por el aire como una señal de teléfono móvil no pesa nada. Es evidente que es más difícil hacer llegar a las personas algo que pesa una tonelada que algo que no pesa nada.

A diferencia de una señal móvil, que un transmisor puede generar en cualquier lugar, los operadores de agua no pueden simplemente producir agua desde cero. A menudo el agua no está donde la gente la necesita, por lo que debe ser transportada. La distribución requiere bombas, energía, tuberías, almacenamiento, tratamiento y gestión de fugas. Los hogares rurales pueden estar muy alejados entre sí, lo que requiere grandes cantidades de energía e infraestructura. No ha sido práctico conectar todos los hogares rurales remotos a grandes redes de tuberías, incluso en regiones consideradas de buena cobertura, como Europa occidental. La conexión de los hogares en lugares poco poblados como la Provincia Meridional de Zambia sería infinitamente más difícil.

Why can people get access to mobile phones, and not safe water – towers
WaterAid/Vincent Casey
Una estación base (izquierda) puede servir a miles de personas en un radio de 32 km. Una torre de agua (derecha) sirve a unas 40 personas en un pequeño hotel.

La 3G no necesita tuberías

Cualquier persona en un radio de 32 km de una estación base de telefonía móvil puede acceder a los servicios móviles con nada más que un teléfono. Las estaciones base transmiten y reciben señales inalámbricas y las torres se interconectan por enlaces de microondas. Los enlaces de microondas de alta calidad son caros, pero más baratos que el tendido de los miles de kilómetros de cable de fibra óptica que de otro modo serían necesarios para una red nacional de datos.

La cobertura móvil se puede gestionar de forma centralizada

La gestión y el mantenimiento de los servicios móviles están muy centralizados en torno a las estaciones de base y los intercambios de datos a nivel nacional. Una estructura de gestión y mantenimiento altamente centralizada, junto con un producto que puede ser transmitido en todas las direcciones desde un punto central, permite a los operadores de telefonía móvil llegar a las personas en zonas amplias y hacer llegar sus llamadas a nivel nacional o mundial en cuestión de segundos.

Las necesidades físicas asociadas al suministro de agua obligan a los proveedores a adoptar un método más descentralizado de prestación de servicios que el de los proveedores móviles. Esto conlleva importantes limitaciones de capacidad humana y financiera, que afectan gravemente a los niveles de servicio.

El proveedor de servicios tiene pleno control sobre el acceso a la telefonía móvil

Los usuarios de teléfonos móviles no suelen construir sus propios teléfonos o crear sus propias redes móviles. El control del servicio está en manos del proveedor de telefonía móvil, que puede estar seguro de que no perderá su cuota de mercado porque la gente se está desplazando hacia sus propias opciones de servicios móviles improvisados. Los usuarios del agua, sin embargo, tienen la opción de cavar sus propios pozos o recoger agua de ríos y lagos. En los casos en que el suministro de agua por tubería cuesta dinero, pero el agua de las bombas manuales y los pozos es gratuita, la gente suele optar por esta última opción, lo que dificulta la recaudación de ingresos para los operadores de los sistemas de tuberías. No hay nada malo en que los usuarios desarrollen sus propias opciones de suministro de agua potable; de hecho, debería fomentarse, ya que a veces puede ser una forma más realista de conseguir que la gente tenga un servicio seguro.

A tap stand in rural Zambia
WaterAid/Vincent Casey
Un grifo en Zambia rural.

Gestión de activos y mayor potencial de competencia

Cuando los operadores de telefonía móvil comenzaron, todos construyeron sus propias estaciones base. Algunos tenían cobertura en ciertas áreas, otros no. Ahora están agrupando cada vez más sus activos mediante la venta de estaciones base a terceras empresas que se encargan de su gestión. Estas compañías alquilan espacio en las estaciones base a diferentes redes, lo que les permite a todas ellas alcanzar un área más amplia. Esto estimula la competencia entre los proveedores, lo que hace bajar los precios para los usuarios.

Atractivas oportunidades de inversión

Los mercados de telefonía móvil son un territorio relativamente nuevo, que ofrece interesantes oportunidades de inversión a los administradores de fondos. El sector de la telefonía móvil ha atraído suficiente capital extranjero para establecer la infraestructura necesaria para proporcionar una amplia cobertura. Los fondos se han canalizado a través de las propias empresas de telefonía móvil, lo que ha reducido las posibilidades de desviación.

Sin embargo, el agua en las zonas rurales no es una nueva área de negocio, ni ha sido una oportunidad de inversión atractiva.

Pero los proveedores de telefonía móvil también se enfrentan a desafíos

Eso no quiere decir que sea fácil conseguir cobertura de la red móvil para la gente. Como se demuestra en este informe de la Corporación Financiera Internacional, la explotación de una estación base no es barata: las bajas tasas de electrificación rural y los frecuentes cortes de electricidad hacen que muchas torres deban funcionar sin red, utilizando generadores diesel las 24 horas del día, con un alto costo monetario y ambiental. También hay importantes costos de mantenimiento, y pruebas de pérdidas por robo y vandalismo en la infraestructura.

Las carreteras en mal estado conllevan altos costos de transporte y muchos países tienen un entorno normativo y reglamentario incierto.

Detrás de los dramáticos titulares sobre las altas tasas de acceso a la telefonía móvil en África, los operadores están lidiando con importantes problemas logísticos y de penetración en el mercado. Aun así, siguen avanzando y obteniendo grandes beneficios.

A pesar de las diferencias entre los servicios móviles y los de abastecimiento de agua, el sector del agua -compuesto por gobiernos, donantes, organizaciones no gubernamentales y operadores de los sectores público y privado que participan en el suministro de agua- tiene mucho que aprender de la forma en que los operadores móviles prestan servicios en África. Se presta gran atención a la gestión del servicio, el mantenimiento del servicio, los niveles de servicio, la gestión de activos y el apoyo a los clientes.

Malo para el negocio

Ningún operador de telefonía móvil construiría una estación base y la entregaría a una comunidad rural remota para que la gestionara sin un mecanismo de apoyo de servicio continuo bastante sofisticado. Ningún operador de telefonía móvil daría a los clientes teléfonos y les preguntaría cuánto les gustaría pagar por las llamadas. Ningún operador de telefonía móvil prestaría un servicio continuamente malo con frecuentes períodos de inactividad -perderían ingresos muy rápidamente. Ningún operador de telefonía móvil continuaría implementando un modelo de prestación de servicios que fallara repetidamente sin revisarlo. Ningún operador de telefonía móvil ignoraría la opinión de los usuarios sobre la forma en que se podrían mejorar los servicios, a menos que ésta fuera irrelevante.

Estas prácticas son bastante comunes en el sector del agua en las zonas rurales y deben convertirse urgentemente en el centro de atención de quienes participan en la prestación de servicios, además de obtener un nuevo acceso a las comunidades no atendidas.

Modelos potenciales de éxito

Existen algunos modelos muy prometedores para el suministro de agua potable por tubería en las zonas rurales con niveles de servicio más altos.

Los operadores privados que operan servicios por tuberías en áreas rurales luchan por acceder a crédito para mantenimiento mayor, administración financiera, adquisición de repuestos de alta calidad y acceso a capacitación. En Uganda, las asociaciones regionales de operadores, conocidas como paraguas , han contribuido a mejorar los niveles de servicio. Estas asociaciones ayudan con la capacitación, la adquisición de repuestos, los préstamos y la gestión financiera. Fortalecen la comunicación entre el gobierno, los proveedores de servicios y los usuarios para garantizar que se resuelvan los problemas de servicio en curso.

Los paraguas se centran en los centros de crecimiento rural (800-12.000 habitantes) y en las ciudades pequeñas, pero con más apoyo podrían reducirse aún más. Dado que las contribuciones de los miembros no cubren todos los costos, este servicio debe ser subvencionado de la misma manera que a menudo lo es en los países desarrollados. La gente necesita los servicios ahora, y en los lugares donde hay una economía monetaria limitada la perspectiva de una recuperación del 100% de los costos parece actualmente una proposición abstracta. El subsidio a las asociaciones de apoyo general no impide que los operadores privados entren en el mercado rural del agua; de hecho, crea un entorno propicio para que lo hagan. WaterAid ha establecido un modelo similar al de estas asociaciones de apoyo paraguas en Timor Oriental. Busque más noticias de sus colegas en Timor Leste en breve.

Todos los actores del sector del agua en las zonas rurales deberían prestar mucha atención a esos modelos y presionar para que se aumenten los niveles de servicio. Si no se presta atención a la gestión del servicio, los niveles de servicio, la gestión de los activos y el apoyo a los clientes, junto con los esfuerzos para fomentar el autoabastecimiento cuando sea posible, los servicios de agua seguirán estando a la zaga de los móviles.