¿Por qué los baños deberían estar en la agenda de Davos?

6 min read
Miniatura
WaterAid/ Prashanth Vishwanathan

¿Sabía que ahora existe un inodoro inteligente, que viene con iluminación y música ambiental? Sin embargo, 2,300 millones de personas en todo el mundo todavía no cuentan con un inodoro común y corriente. Tim Wainwright, CEO de WaterAid UK, explora el argumento comercial para un saneamiento decente, y por qué los líderes y empresas de Davos deberían tomar nota.

A medida que se acerca el Foro Económico Mundial, me han sorprendido dos noticias.

Primero, el New York Times nos recordó que unas 300,000 personas al día en 2018 tuvieron acceso al agua potable limpia, destacando que, por triste y preocupante que parezca a veces el estado de nuestro planeta Tierra, la humanidad sigue progresando.

Y en segundo lugar, una peculiar historia sobre un nuevo inodoro operado por voz impulsado por Alexa de Amazon, que permite al usuario ordenar ajustes de temperatura, iluminación ambiental, música, funciones de lavado y secado y, naturalmente, limpieza automática. Esto suena como lo último en innovación de alta tecnología en saneamiento. Y, sin embargo, un número impactante igual a 2,300 millones de personas en todo el mundo aún no tienen acceso a un inodoro doméstico común y corriente.

Es poco probable que muchos de los líderes y empresarios de Davos piensen en todos los detalles sobre los baños. Pero deberían hacerlo.

El saneamiento es un gran negocio

Más de 100 millones de personas obtuvieron un baño doméstico decente y privado en 2015, un promedio de 270,000 por día (washdata.org). Si bien se trata de un tremendo logro, es sólo una pequeña fracción de lo que realmente se necesita, ya que sólo se trata del valor de una mega-ciudad de personas (o 20 millones) más que el crecimiento anual de la población mundial: muchos países no pueden seguir el ritmo del crecimiento y la urbanización.

El impacto económico del saneamiento deficiente es enorme: se estima que sólo en 2015 se perdieron 222,900 millones del PIB, debido a los costos de mortalidad, la pérdida de productividad, el aumento de la atención sanitaria y el simple tiempo perdido en la búsqueda de un lugar decente. Ese número incluye la vida de 289,000 niños menores de 5 años que perecen anualmente a causa de enfermedades diarreicas directamente relacionadas con el agua sucia, el saneamiento deficiente y la mala higiene.

Consideremos también los días perdidos de educación y el potencial perdido de los niños que tienen enfermedades crónicas o retraso en el crecimiento. El cólera, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis son algunas de las enfermedades mortales que prosperan en ausencia de un buen saneamiento.

La mayor parte de esta carga se siente en Asia y el Pacífico, lo que ralentiza las economías de muchas naciones que de otro modo progresarían: una cuota de US$172,300 millones de dólares del PIB de esa región solamente — cada año. Y sin embargo, esta es una parte del mundo que no es ajena a la innovación.

Inodoros vs. teléfonos inteligentes

Considere otra estadística: las empresas tecnológicas, incluidas varias con sede en Asia y el Pacífico, enviaron 1,440 millones de teléfonos inteligentes a todo el mundo solo en 2018. Ese es el equivalente a 3.9 millones de teléfonos inteligentes al día. Dos tercios de la población mundial, o 5,000 millones de personas, poseen teléfonos móviles, cifra que sólo tardó cinco años en alcanzarse, y se espera que aumente al 75% para 2020. De ellos, aproximadamente la mitad son usuarios de teléfonos inteligentes; para 2020, se prevé que sean alrededor de dos tercios.

Entonces, ¿qué pasaría si los inodoros fueran teléfonos inteligentes, y si el mundo se comprometiera a llevar inodoros a la gente al mismo ritmo? A ese ritmo, habría suficientes para todas las personas del mundo que no cuentan con un inodoro decente en dos años, incluso tomando en cuenta el crecimiento demográfico.

Los que trabajamos en el sector del saneamiento aspiramos a captar ese tipo de crecimiento rápido, ambición e inspiración: un cambio gradual en la innovación, financiamiento y el impulso para garantizar que todas las personas del mundo tengan acceso a este servicio básico, garantizar una mejor salud, productividad y dignidad. ¿Qué hacen las empresas tecnológicas para motivar a la gente a comprar teléfonos inteligentes? Lo hacen asegurándose de que están disponibles y sean asequibles, proporcionando una gama de opciones y asegurándose de que sean algo que la gente aspira a usar: un símbolo de estatus que está a su alcance.

No fue casualidad que Bill Gates eligiera Beijing, capital de una de las superpotencias emergentes más rápidas del mundo, como sede de su Expo del Inodoro Reinventado en noviembre, hablando con un frasco de heces humanas a su lado para hacer una demostración de los radicales rediseños del inodoro básico.

Entre los aspectos más destacados: una pequeña planta de tratamiento autoalimentada llamada el Procesador Omni, que procesa residuos humanos y sólidos para producir electricidad y agua potable, y «los inodoros reinventados» que utilizan tecnologías que descomponen los residuos humanos y destruyen los gérmenes, dejando atrás agua limpia y sólidos seguros para su uso como fertilizante.

Más allá de la innovación tecnológica

Las corporaciones multinacionales que gestionan innumerables desafíos en las cadenas de abastecimiento y suministro, marketing y ventas tienen contribuciones que hacer en el suministro de agua, saneamiento e higiene, ya sea enfocado en sus propios mercados y cadenas de suministro, o prestando experiencia e innovación a la planificación, capacitación y gestión del tratamiento y la eliminación segura de los desechos humanos. WaterAid ha trabajado con multinacionales importantes, como Gap, Diageo y Unilever, en la demostración de los argumentos comerciales del agua, saneamiento e higiene, con más trabajo en camino.

El Foro Económico Mundial tomará en cuenta algunas de las cuestiones más críticas a las que se enfrenta nuestro planeta, incluidos los llamamientos a una Cuarta Revolución Industrial de la tecnología y el impacto del cambio climático en el crecimiento y el desarrollo a nivel mundial.

A medida que las ciudades del mundo crecen y los patrones climáticos extremos que acompañan al cambio climático se afianzan más, la innovación en saneamiento presenta una gran oportunidad y no debe ser relegada al equipo de responsabilidad social corporativa. Es esencial para la sostenibilidad de las corporaciones globales para garantizar sus propias operaciones exitosas y el crecimiento de nuevos mercados. Junto con el agua y la higiene, un buen saneamiento contribuye a mayores niveles de educación y productividad y, en última instancia, a un mayor éxito empresarial.

Es hora de que los inodoros, que desempeñan un papel tan crucial para mantenernos sanos y felices, se vuelvan verdaderamente virales. Seguramente todos podemos darle "me gusta" a esa pretensión.

 

¿Interesado en el enfoque de los teléfonos móviles vs. saneamiento? Obtenga más información sobre cómo las lecciones de la cobertura de los teléfonos móviles se puede aplicar al sector WASH >