Poner la igualdad, la inclusión y los derechos en el centro de una respuesta al COVID-19 en materia de agua, saneamiento e higiene 

on
2 April 2020
WaterAid/ Anindito Mukherjee

Es probable que los sectores más pobres y menos poderosos de todas las sociedades se vean más afectados en las crisis, pero podemos trabajar para mitigar las desigualdades mediante nuestra respuesta. Priya Nath y Louisa Gosling destacan cómo nuestra respuesta de emergencia a la pandemia del coronavirus puede mitigar las vulnerabilidades nuevas y actuales entre las personas afectadas.

El lavado de manos con jabón es la primera línea de defensa en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Sin embargo, abundan las desigualdades en el acceso al agua, el saneamiento y la higiene (WASH), y los servicios, y seguir la recomendación de lavarse las manos con jabón regularmente no es tan fácil para algunos como puede parecer.

Los años de experiencia y evidencia demuestran que los ingresos, el contexto económico y la carencia de tierras; la edad, la discapacidad y el estado de salud; la ubicación geográfica; y el origen étnico, la raza, la religión y el género desempeñan un papel importante en la determinación de si las personas, los hogares y las comunidades tienen servicios WASH adecuados, disponibles, asequibles y accesibles. En WaterAid, nos hemos comprometido a abordar las desigualdades en todos los aspectos del acceso a dichos servicios.

La manera en que abordamos la actual crisis sanitaria mundial extraordinaria no puede ser diferente. La lucha contra las desigualdades nuevas y actuales debe ser fundamental para nuestra respuesta de emergencia al coronavirus. Durante la pandemia mundial de COVID-19, el agua potable que salva vidas para la higiene, el saneamiento seguro y la atención sanitaria básica es más importante que nunca. Y ofrecer respuestas equitativas y empoderadoras para todos es fundamental.

En nuestro apoyo a las respuestas de COVID-19 a través de WASH, estamos aprovechando lo que ya sabemos y aprendiendo nuevas formas de llegar a los más marginados y con las mayores cargas.

Lo que ya sabemos sobre la lucha contra las desigualdades en los servicios WASH y los contextos de emergencia

1. La desigualdad entre los géneros se agrava en las emergencias sanitarias y las crisis económicas, por lo que debe abordarse en todos los esfuerzos de respuesta

A medida que las escuelas se cierran y las familias se encierran, las tareas domésticas y las responsabilidades de cuidado aumentan enormemente. Al mismo tiempo, el aumento de las recomendaciones de lavarse las manos, así como de limpiar y desinfectar, multiplican la necesidad de agua. Debido a las divisiones laborales de género, son las mujeres y las niñas las que tendrán que recolectar esta agua adicional, realizar más trabajo y cuidar más a las personas que se enferman.

Para 29 % de las personas que no tienen agua en sus hogares (hasta 73 % en África subsahariana), los largos viajes adicionales a las fuentes de agua causados por el aumento de la demanda de agua significarán más posibilidades de contacto con otras personas en puntos de agua o quioscos. Y, para muchos, significará gastar más de sus ya escasos recursos en comprar agua a un costo inasequible.

Mujeres haciendo fila para recolectar agua de la fuente común en Anna Nagar Basti, Hyderabad, India.
WaterAid/Ronny Sen
Mujeres haciendo fila para recolectar agua de la fuente común en Anna Nagar Basti, Hyderabad, India.

Mientras tanto, se estima que 70 % de la fuerza de trabajo mundial de la salud y la asistencia social son mujeres. A medida que la pandemia de coronavirus se extiende, estos trabajadores de primera línea se enfrentan a un aumento de la presión y la exposición al virus, a menudo con poco equipo de protección personal. Esto se da en el contexto de dos de cada cinco centros de salud en todo el mundo que carecen de servicios de higiene de manos en los puntos de atención, y solo 55 % en los países menos adelantados tienen suministros básicos de agua.*

Las crisis sanitarias también aumentan los riesgos de violencia y hostigamiento de los trabajadores sanitarios de primera línea, en particular las enfermeras. En medio del brote de ébola en la República Democrática del Congo, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud documentó ataques contra más de 300 centros de salud en 2019, que significaron seis trabajadores y pacientes muertos y 70 heridos.

En tiempos de aislamiento forzoso y cierre de muchas instalaciones públicas, la capacidad de las mujeres y las niñas para controlar la menstruación puede verse comprometida en las comunidades y los hogares. Encontrar un espacio limpio y privado para cambiarse y lavarse mientras permanecen en el interior durante gran parte del tiempo con su familia, y acceder a materiales menstruales y agua, puede ser difícil.

Por último, las medidas de aislamiento, la imposibilidad de acceder a los sistemas de apoyo social anteriores y el aumento de las tensiones financieras y de otra índole están aumentando los riesgos de violencia contra las mujeres en todas partes (descargar el informe PDF). Aunque no está directamente vinculado a WASH, esto tiene consecuencias para la capacidad de las mujeres de acceder a los servicios esenciales, y debe tenerse en cuenta en nuestra respuesta, a fin de garantizar la seguridad de las personas al acceder a servicios WASH y otros.

Puede leer más sobre los impactos de género de la pandemia de COVID-19 en este artículo publicado en The Lancet.

2. Las personas marginadas se vuelven aún más vulnerables durante una crisis

Las personas con problemas crónicos de salud, como el VIH u otras enfermedades, están enfrentando un mayor temor a adquirir COVID-19, mientras que ya experimentan un estigma social y exclusión en función de su estado de salud. En un entorno en el que las ideas erróneas acerca de la transmisión del VIH o la discriminación general ya pueden impedirles utilizar instalaciones comunitarias de WASH, las crisis pueden agravar la situación, lo que dificulta aún más el lavado de manos y mantener los tratamientos. Además, se enfrentan al riesgo real de alteración de los servicios esenciales que salvan vidas, y se preocupan por si podrán acceder al tratamiento de COVID-19 en igualdad con los demás.

Más de 1,000 millones de personas viven con discapacidades en todo el mundo: las tasas más altas se encuentran en los países de bajos ingresos y entre los que viven en la pobreza o pertenecen a minorías étnicas. Una vez más, las desigualdades sanitarias y sociales que ya enfrentan se intensifican en las crisis. Para una persona con discapacidad física, el acceso a agua potable con frecuencia puede ser un desafío debido a la distancia, la infraestructura inaccesible o la dependencia de otras personas.

Las personas con discapacidad ya están aisladas del mundo exterior, perdiendo las campañas de salud pública dirigidas a las personas que se desplazan. Y las campañas de salud pública e información rara vez se dirigen a sus necesidades específicas. Aquellos que confían en un cuidador para ayudarles con las tareas diarias enfrentan el riesgo de una mayor exposición al virus a través de su cuidador o la incapacidad de obtener la ayuda que necesitan más que nunca en tiempos difíciles.

Reuben J. Yankan, Reuben J. Yankan, director de la comunidad Disable Camp 17th Street, con discapacidad visual, recibe ayuda de Timothy Kpeh para bajar las escaleras de un baño público, quien es director ejecutivo para la paz, la educación, la transparencia y el desarrollo en Sinkor, Monrovia, Liberia.
WaterAid/Ahmed Jallanzo
Reuben J. Yankan, director de la comunidad Disable Camp 17th Street , con discapacidad visual, recibe ayuda de Timothy Kpeh para bajar las escaleras de un baño público.

Del mismo modo, los mensajes de salud pública y los llamados a permanecer en casa son difíciles de acatar para las personas que tienen poco o ningún acceso a los servicios WASH, las que dependen del salario diario para sobrevivir; las que viven en asentamientos informales densamente poblados o campamentos de refugiados; y quienes viven en las calles. Esto las pone en mayor riesgo no solo de COVID-19, sino también de severos castigos por parte de las autoridades. Por ejemplo, ya estamos viendo una respuesta que incluye el desalojo de mercados y viviendas informales en favor del “saneamiento“ en algunos lugares. La crisis del ébola en Monrovia en 2014 sentó un precedente para poner en cuarentena asentamientos informales completos que se consideraban un “riesgo para la salud“. Esta es una enorme injusticia.

Nuestros esfuerzos de respuesta pueden mitigar las vulnerabilidades actuales y las nuevas

Si bien es probable que los más pobres y los menos poderosos se vean más afectados en situaciones de crisis, podemos trabajar para mitigar la desigualdad mediante nuestra respuesta:

  1. Apoyar a los gobiernos y a otros actores en materia de WASH para ejercer el derecho humano al agua y al saneamiento como parte central de las iniciativas de respuesta, de manera no discriminatoria y accesible para todos.
  2. Desarrollar respuestas a las crisis junto con las comunidades afectadas en lugar de para ellas, a fin de garantizar que las soluciones respondan a los desafíos culturales, sociales y religiosos. Los derechos de las personas con discapacidad, los derechos de las mujeres y los grupos de derechos indígenas, por nombrar algunos, están mejor situados para ayudarnos a conformar nuestra respuesta de una manera que empodere, no perjudique y responda a necesidades reales.
  3. Afrontar y enfrentar cualquier tipo de discriminación y estigmatización en los esfuerzos de respuesta, relacionados con factores como la edad, el género, la raza, el origen étnico, la condición socioeconómica, el tipo de subsistencia y la casta. Debemos vigilar de cerca nuestros mensajes, imágenes y enfoques para asegurarnos de que no están motivando inadvertidamente la discriminación.
  4. Promover la recolección de agua, la limpieza de las instalaciones de agua y saneamiento, y la práctica de la higiene como responsabilidad de todos, no solo de las mujeres.
  5. Reconocer las obligaciones y la responsabilidad de los agentes gubernamentales y sectoriales de responder; no convertir esta problemática en una cuestión de acción o responsabilidad individual.
  6. Asegurarse de que estamos recopilando y desglosando datos para comprender los diferentes impactos en todas las partes de la población. Como mínimo, es necesario desglosar la edad, la discapacidad, el género y el lugar.

Lea la guía sobre las consideraciones de COVID-19 de la UNICEF para niños y adultos con discapacidades (PDF).

Nuestra sencilla lista de lo que puede y no puede hacerse

Dado que las respuestas iniciales, incluida la nuestra, dependen en gran medida de las comunicaciones públicas visuales y de los medios de comunicación, es vital que sean respetuosas y no causen daño alguno. Nuestra lista de medidas que deben tomarse y evitarse puede ayudar.

Sí: Utilizar imágenes y mensajes que demuestren que la responsabilidad de los comportamientos higiénicos puede distribuirse por igual.

  • Asegurarse de que las imágenes estén equilibradas por género.
  • Incluir a hombres en las imágenes de las prácticas de higiene en sus horas y la comunidad para demostrar responsabilidad colectiva.

No
 

  • No reforzar los estereotipos de género u otros, es decir, no mostrar solo a las mujeres lavando, limpiando o cuidando a los hijos.

Sí: Enmarcar los mensajes que construyan el espíritu de la comunidad, el apoyo y la acción colectiva.

  • Usar términos como “nos”, “nosotros, “juntos como comunidad“, “juntos podemos“, etc.
  • Usar imágenes que muestren a la gente ayudándose mutuamente.
  • Demostrar la respuesta y los deberes del sector y el gobierno, no solo la responsabilidad individual.

No
 

  • No centrarse solo en mensajes individualistas, que refuerzan las respuestas y acciones individualistas.
  • No utilizar desencadenantes emocionales, como la vergüenza, la culpa o el miedo: tenemos la responsabilidad de evitar promover más histeria o culpa.
  • Evite el lenguaje emocional o negativo.

Si: Retratar a las personas en toda su diversidad.

  • Las comunidades están conformadas por mujeres, hombres, niños, personas con discapacidades, personas de diferentes identidades étnicas o religiosas, etc.: reflejar esta realidad en las comunicaciones para mejorar la capacidad de asimilación.

No
 

  • No culpar a factores individuales, ni asociarlos, como el género, el origen étnico, la religión, la edad, la discapacidad, la salud o el estado de pobreza con razones de infección o contagio.
  • Evitar mensajes, imágenes o enfoques de implementación que estigmaticen, fomenten el ostracismo o causen abuso a ciertas personas involuntariamente.

Sí: Reconocer y responder a las diversas necesidades de las comunidades.

  • Demostrar cómo pueden utilizarse los dispositivos de asistencia.
  • Demostrar soluciones que sean pertinentes en asentamientos de bajos ingresos, en zonas rurales y con escasez de agua.
  • El Compendio de tecnologías de WASH accesibles tiene ilustraciones y descripciones que pueden adaptarse.

No
 

  • Evitar los enfoques generales que sugieran que todos pueden cambiar comportamientos sin ninguna adaptación específica.
  • No dirigir los mensajes ni la responsabilidad por el “cambio de comportamiento” a un grupo de personas, por ejemplo, las madres, en lugar de hablar de los padres que cuidan a los hijos.
  • No tergiversar el número de personas que tienen un suministro de agua limpia o acceso a jabón.

Sí: Adaptar las comunicaciones a los diferentes grupos objetivo.

  • Considerar las habilidades de comunicación y aprendizaje de todas las personas, incluidas aquellas con deficiencias visuales, auditivas e intelectuales.
  • Planificar canales de información para llegar a todos, especialmente aquellos que realizan tareas de cuidado, trabajos de saneamiento, etc.
  • Los materiales con moralejas pueden reforzar los mensajes y compensar la pérdida de memoria a corto plazo entre las personas mayores o con discapacidades.
  • Deben ser fáciles de leer, con letra grande, amplio contraste entre el texto y el papel, en papel que no sea deslumbrante o brillante, en lenguajes o dialectos locales, y mayormente visuales.​​​​

No
 

  • No excluir a nadie. No ser inclusivo puede llevar al miedo, a la vergüenza y a la culpa.
  • No retratar los asentamientos informales o las zonas de tugurios como “vectores de enfermedades”, ni las zonas más pobres de la ciudad como incapaces de mantenerse limpias. Esto refuerza el estigma y aumenta las posibilidades de una reacción negativa. Por ejemplo, ya se han dado casos de desalojo de viviendas informales a favor del “saneamiento”. La solución radica en garantizar niveles adecuados y seguros de servicio para todos, en lugar de reforzar el estigma hacia ciertas partes de la población.

Sí: Como parte de nuestro enfoque de no hacer daño, hacer una evaluación de riesgos antes y durante las campañas de comunicación

  • Supervisar la reacción en las redes sociales, como comentarios racistas, y eliminarlos inmediatamente según sea necesario.
  • Comprobar que no amplifica o culpa a un grupo (o si el público lo interpreta de esa manera).
  • Indicar quiénes tienen probabilidades de perderse la comunicación debido al idioma, la habilidad, la cultura o el género, y elaborar estrategias para determinar cómo podrían incluirse.

No
 

  • No promover el ostracismo ni el “llamado” a personas o partes de la población. Esto puede alentar tácticas de vigilancia o reacciones negativas.
  • Evitar términos como “víctima”, “infectar” o “propagar”.
  • No tolerar comentarios racistas, intolerantes o de culpa en las redes sociales y tener una estrategia para vigilarlos.

Síganos en nuestro camino a través de la respuesta

A medida que apoyamos las respuestas comunitarias, nacionales y mundiales a la pandemia del coronavirus, debemos basarnos en lo que ya sabemos, seguir aprendiendo de los demás y, en última instancia, mejorar la forma en que el trabajo de respuesta alcanza y aborda las necesidades de los más marginados, los que tienen la mayor carga y los que se encuentran más lejos del agua limpia que salva vidas para la higiene, el saneamiento seguro y la atención sanitaria básica.

En WaterAid, estamos poniendo estos principios en acción, aplicándolos a nuestros esfuerzos de respuesta a COVID-19, cuyos detalles pueden leerse en este blog. Esperamos compartir lecciones y desafíos a lo largo del camino.

Priya Nath es asesora de igualdad, inclusión y derechos; y Louisa Gosling; gerente principal de WASH en materia de responsabilidad y derechos, ambos cargos en WaterAid UK.

*Este párrafo fue modificado el 30-04-2020 para aclarar y corregir las estadísticas.