Riesgo de violación para llegar a un baño en los barrios marginales de la India

3 min read
Miniatura
WaterAid/Poulomi Basu

Louisa Gosling, directora del programa, escribió un blog en el Huffington Post para conmemorar el aniversario del fallecimiento de una joven de 23 años de Delhi en diciembre de 2012. La mujer fue torturada, violada en grupo y finalmente asesinada por seis hombres, lo que provocó la indignación nacional e internacional.

Cualquiera que haya sido padre de un adolescente conoce su abrazadora vergüenza si no tiene la ropa adecuada, los tenis adecuados o el dispositivo de moda.

Pero imagine por un momento que es una niña de 13 años que no tiene más remedio que defecar en un campo abierto, frente a las miradas indiscretas de los transeúntes e incluso de familiares.

“Me moría en cada momento, pero nadie puede sentir ese dolor. Un día, vi a mis propios familiares, a mi tío y a mis primos espiando desde los arbustos mientras estaba en cuclillas. Me quedé pasmada. Todavía puedo recordar esos insaciables ojos negros”. Bhawna, una de esas adolescentes, recordó sus primeros días en el pueblo de su familia ampliada en Lucknow a y lo comentó a investigadores de WaterAid India, una organización benéfica que trabaja para llevar agua potable y saneamiento a las comunidades más pobres.

Es un problema al que se enfrentan cientos de miles de mujeres y niñas en toda la India en barrios marginales urbanos y zonas rurales. Las estadísticas del gobierno indio sugieren que alrededor del 51 % de los barrios marginales no reconocidos y el 17 % de los barrios marginales reconocidos no tienen letrinas.

Las mujeres que tienen que caminar por los campos o en los arbustos, o incluso a un baño comunitario fétido y desbordante, para encontrar un lugar donde hacer sus necesidades se vuelven inmediatamente vulnerables al acoso, o algo peor.

Una serie de ataques brutales contra mujeres jóvenes en los centros urbanos de la India, más recientemente una joven de Calcuta que murió tras ser violada en grupo y a la que prendieron fuego, han llamado la atención mundial. Pero miles de otras mujeres siguen siendo presas en momentos vulnerables, ya sea en el autobús, cuando caminan solas o, en el caso de chicas como Bhawna, cuando buscan un lugar para hacer sus necesidades. A menudo se convierte en una situación en la que se arriesgan a una violación para llegar al baño.

“Hemos peleado uno a uno con delincuentes para salvar a nuestras hijas de ser violadas. Luego se convierte en una pelea de “o me matas para llegar a mi hija o te largas”, dijo una madre de un barrio marginal de Delhi a los investigadores en un estudio de 2011 financiado por WaterAid y Sanitation and Hygiene Applied Research for Equity de DfID.

“La violencia que pueden sufrir las mujeres por el simple derecho a ir al baño es inaceptable. Mejoras sencillas y sostenibles pueden hacer una gran diferencia al apoyar a las mujeres a reclamar este derecho humano tan básico”, dijo Neeraj Jain, directora ejecutiva de WaterAid India.

En el caso de Bhawna, la joven de ahora 19 años, ayudó a su madre y a sus hermanos a recaudar el dinero —en parte al omitir sus comidas— para construir un inodoro de bajo costo en su casa.

Pero las mujeres como ella necesitan más apoyo si se quiere abordar la violencia desde su causa raíz. Sabemos que el agua y el saneamiento son solo un aspecto. Abordar la violencia requiere cambios en la sociedad y cultura, en las leyes, en las relaciones de poder y en la economía.

Proporcionar agua y baños seguros accesibles puede desempeñar un papel importante para ayudar a garantizar que estas mujeres ya no se enfrenten a esa caminata diaria de miedo y vergüenza.

Los gobiernos, organizaciones como WaterAid y las propias mujeres de la India están trabajando para construir inodoros sencillos y de bajo costo en sus propios hogares siempre que sea posible, y para instalar y mejorar los complejos sanitarios comunitarios. Las soluciones como los inodoros comunitarios separados por género que se supervisan para que permanezcan limpios y abiertos durante más tiempo pueden ayudar a reducir el riesgo.

Le corresponde al gobierno nacional y a las agencias locales estar a la cabeza para llevar a cabo estas mejoras básicas a fin de garantizar que las mujeres y sus hijas estén a salvo. Es escandaloso que niñas como Bhawna se arriesgan a ser violadas por estas necesidades humanas tan básicas. Reforzar el agua y el saneamiento puede cambiar eso.

Este artículo apareció originalmente en el Huffington Post para conmemorar el aniversario de la muerte de una mujer de 23 años que fue torturada, violada en grupo y finalmente asesinada por seis hombres en Delhi. 

Louisa Gosling está en Twitter como @LouisaGosling1.