WASH sostenible incluso cuando las cosas se ponen difíciles — lecciones de Mali

6 min read
Internally displaced people and members of a host community in Bamako, Mali wait for the official opening ceremony of a new water network that has been installed to relieve pressure on water access, 2013.
WaterAid/Issaka Sangare - Internally displaced people and members of a host community in Bamako, Mali wait for the official opening ceremony of a new water network that has been installed to relieve pressure on water access, 2013.

En los últimos cuatro años, Mali ha pasado de la paz a la crisis, y la violencia y la perturbación han deshecho los progresos alcanzados con tanto esfuerzo en materia de agua, saneamiento e higiene y desarrollo. A medida que el país se acerca al final de su periodo de estado de emergencia, Mamadou Diarafa Diallo, representante nacional de WaterAid Mali, analiza cómo ha ido la agenda de sostenibilidad en un momento de agitación extrema.

Entre 1992 y 2012, Malí disfrutó de dos décadas completas de democracia multipartidista, sustentada por elecciones pacíficas, regulares, locales y generales. La tasa de crecimiento del PIB fue coherente y superior al promedio regional, impulsada en gran medida por la extracción de oro, la producción y la exportación de algodón, y las importantes entradas de recursos de asistencia para el desarrollo internacional. La comunidad internacional consideró a Malí un “modelo de democracia africana“ estable, una historia poco común de éxito democrático en la región. 

El golpe militar del 22 de marzo de 2012, unas semanas antes de las elecciones presidenciales, fue un shock brutal. Tras el golpe de estado, una combinación de un grupo separatista y un grupo yihadista islámico capturó las regiones septentrionales de Tombuctú, Gao y Kidal. 

Malí pasó de ser un país relativamente estable y pacífico para convertirse en el epicentro de una crisis compleja que cobró vidas y revirtió los logros de desarrollo que tanto costaron. También causó un desplazamiento significativo de personas dentro del país y un éxodo de refugiados. 

El cambio fue una comprobación de la realidad de varias maneras: 

  • Reveló una trampa de fragilidad, alimentada por una gobernanza no inclusiva, débil y corrupta. 
  • Resaltó un incumplimiento del contrato social entre el estado y los ciudadanos, debido a la falta de producción de resultados que estén a la altura de las expectativas de eficacia y legitimidad. 
  • Pone en tela de juicio la relevancia de nuestros sistemas de puntuación y el valor de la estabilidad macroeconómica para los hogares que luchan diariamente por acceder a servicios básicos, como el agua y el saneamiento.

La agenda de sostenibilidad en una crisis

Durante el tiempo que los rebeldes controlaban el norte de Malí, la mayor parte de la infraestructura de WASH fue destruida o dañada, muchos funcionarios gubernamentales y de ONG huyeron, y la mayoría de los sistemas de prestación de servicios dejaron de funcionar. Las organizaciones de socorro y desarrollo, como WaterAid Mali, tuvieron que abandonar, al menos temporalmente, sus operaciones en la zona. Poco después, las ONG reanudaron la asistencia limitada a las personas que se habían movido hacia el sur y a las que se instalaron en campamentos.

A principios de 2013, los islamistas fueron derrocados en gran medida por una operación militar dirigida por Francia, y el gobierno y los principales grupos rebeldes firmaron un Acuerdo de Paz y Reconciliación. 

Sin embargo, los grupos extremistas que no forman parte de este acuerdo han llevado a cabo ataques esporádicos contra las fuerzas de seguridad por escondites en el desierto, y varios grupos yihadistas vinculados a Al-Qaeda siguen amenazando la seguridad en el país y en toda la región del Sahel. El gobierno ha prorrogado el estado de emergencia hasta el 15 de julio de 2016.

La crisis presionó a los sistemas básicos de prestación de servicios, como el agua, y los movimientos de población limitaron aún más la capacidad de acción comunitaria colectiva. En este contexto, los actores del desarrollo (el estado, las ONG y los donantes) tienen la tentación de centrarse en soluciones a corto plazo mediante la distribución de alimentos, suministros de emergencia e incluso artículos en efectivo a comunidades con necesidades urgentes, para ayudar a la reconstrucción. En Malí, la agenda humanitaria y la agenda de desarrollo sostenible parecían contradictorias, con objetivos competitivos. 

Organizaciones como WaterAid Mali trabajaron para transformar esta competencia de suma cero, proponiendo que, además de la tan necesaria asistencia humanitaria (como la distribución de kits de agua e higiene, y la promoción de la conexión subvencionada de agua en las comunidades de acogida), es necesario aumentar la resiliencia del comunidades, que la crisis ha erosionado aún más. 

Debido al creciente número de organizaciones con perfiles y enfoques diferentes (por ejemplo, ONG, actores estatales, organizaciones de las Naciones Unidas, etc.), ha surgido la cuestión de garantizar la eficacia institucional. WaterAid Mali participó activamente en el grupo de WASH para fomentar la cooperación entre organizaciones y evitar la duplicación o superposición de intervenciones.

Enfoque en medio de la distracción

En una situación de crisis, el ruido más fuerte a menudo no lo hacen las víctimas, sino el dinero. Las comunidades, los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y los donantes tienden a olvidar que la resiliencia y la reconstrucción no se tratan de dinero, sino de personas y asociaciones. 

Tuve la suerte de unirme a WaterAid en el apogeo de esta crisis. Debo confesar que, como ciudadano de Malí y en mi papel, me sentí tentado más de una vez a buscar financiamiento y hacer más distribución. Pero me di cuenta muy pronto de que la situación de crisis brindaba una mayor oportunidad para el liderazgo. 

WaterAid Mali es una organización de desarrollo, sin los canales necesarios para la ayuda humanitaria; tomamos la decisión consciente de seguir centrándonos en nuestra área de especialización sin una expansión más significativa de la ayuda humanitaria. Este fue, a veces, un rumbo desafiante: ¿le fallamos a nuestra gente al no conseguir esos fondos de emergencia multimillonarios? El enfoque —centrarse en la sostenibilidad, influir en la política, asociarse para obtener resultados y garantizar que WASH siguiera siendo fundamental para la programación del desarrollo— requería coraje y humildad, así como muchos debates.

Sin embargo, nos elogiaron por mantener nuestra oficina y operaciones en funcionamiento, por proporcionar respuestas a corto plazo, incluidas las conexiones de agua subvencionadas, y por nuestra flexibilidad con nuestras organizaciones asociadas. 

Cuanto más nos dimos cuenta de nuestra importancia estratégica, más manteníamos nuestro enfoque y vivimos nuestro valor de “valentía“.

Nos enfrentamos a una alta rotación de personal porque el “dinero de emergencia“ distorsionó el mercado laboral, y muchas agencias humanitarias ofrecen salarios más altos. La entrada de recursos de reconstrucción también significó que experimentáramos un aumento de la inflación y el costo de la vida. Se corría el riesgo de que esto pudiera afectar la moral del personal, pero WaterAid West Africa y la organización global apoyaron al equipo para abordar con éxito estos desafíos. La entrega programática flexible, los procedimientos de gestión y los flujos de financiamiento también dieron resiliencia a nuestro equipo.

Abordar las desigualdades

Una lección clave de la actual crisis de Malí es que la cuestión de la fragilidad está entrelazada con la de la desigualdad. Uno de los argumentos clave de las diversas rebeliones ha sido la percepción de beneficios desiguales y trato preferencial; algunas comunidades han presentado quejas sobre el acceso a los servicios sociales básicos, alegando que hay desequilibrios en el acceso entre grupos y lugares. 

Mi propósito no es confirmar la verdad o no de esto. Como profesional del desarrollo, mi propósito es subrayar la importancia crítica del acceso sostenible y equitativo a los servicios básicos. Tenemos que ir más allá de las correcciones simples y rápidas, y dejar de buscar una aguja en un pajar. Tenemos que ser lo suficientemente valientes como para entablar conversaciones difíciles. Tenemos que subrayar que la inclusión y la participación ciudadana de alta calidad son importantes factores que cambian las reglas del juego y vitales para romper el patrón de fragilidad estatal. 

Toda esta situación demuestra la relevancia del objetivo de WaterAid de abordar y oponerse a las desigualdades, y garantizar que las comunidades marginadas hagan realidad sus derechos al agua y al saneamiento. Al tratar de lograr este objetivo, podemos dar el ejemplo a otras organizaciones y sectores.

Mamadou Diarafa Diallo está en Twitter como @DMdiarafa.