Las enfermedades potencialmente mortales, como el cólera y la diarrea, se pueden prevenir con agua, saneamiento e higiene adecuados. Es inaceptable que todavía cueste vidas hoy.

Cuando el agua potable, los inodoros decentes y la buena higiene no son una parte normal de la vida diaria, los impactos en la salud y el bienestar son devastadores. Nunca fue esto más claro que durante la pandemia de COVID-19 y, más recientemente, los brotes de cólera sin precedentes en el sur de África. 

Lavarse las manos es vital para ayudar a romper la cadena de infecciones, incluyendo detener la propagación del coronavirus y el cólera. Pero para las personas de todo el mundo sin acceso a agua y jabón, seguir este consejo de salud pública ha sido imposible. Y, con la mitad de todas las instalaciones de atención médica operando sin un servicio básico de higiene, millones de trabajadores de la salud y sus pacientes se quedan sin las herramientas para mantenerlos a salvo de infecciones. Para proteger la salud de las personas y prevenir futuras pandemias, todos los centros de salud, en todas partes, deben contar con servicios adecuados de agua, saneamiento e higiene (WASH), así como limpieza ambiental y gestión de desechos de atención médica. 

Sin acceso a estos servicios esenciales, las personas corren el riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales, como el cólera y afecciones graves, como el tracoma. Másde 273,000 menores de cinco años mueren cada año por enfermedades diarreicas causadas por servicios de WASH inseguros. Eso es casi 750 niños al día, o un niño casi cada dos minutos.

Y los efectos van más allá de las enfermedades mismas. Los frecuentes padecimientos de enfermedad y desnutrición hacen que los niños no asistan a la escuela y que los adultos vayan a trabajar, lo que limita el potencial de los estudiantes y reduce los ingresos de los adultos. Todo esto contribuye a un círculo vicioso de pobreza e impacta en el crecimiento económico y el desarrollo de un país.

Y sin agua potable y jabón en los centros de salud, el personal no puede brindar atención médica segura y de alta calidad, poniendo en peligro la vida de ellos mismos y de sus pacientes, especialmente las madres y bebés vulnerables.

WASH en centros de salud: una inversión que salvará vidas

El mundo enfrenta riesgos devastadores para la salud por las grandes brechas en los servicios de WASH en centros de salud. Describimos las medidas críticas que los gobiernos y donantes deben tomar para cambiar esto y proteger las vidas de los pacientes y el personal.

Miniatura
Image: WaterAid/ Mani Karmacharya

Cólera y WASH

El cólera es una enfermedad mortal transmitida por el agua que se puede prevenir por completo cuando las personas tienen acceso a agua potable, baños decentes y buena higiene. Se propaga cuando los alimentos y el agua están contaminados por las heces, incluso a través de una mala higiene de manos alrededor de la preparación de alimentos. Causa diarrea acuosa aguda y puede provocar la muerte en cuestión de horas.

El mundo está experimentando una serie sin precedentes de epidemias de cólera, con brotes más grandes y letales que ocurren en países donde la enfermedad no se ha visto durante años. Los brotes no solo están ocurriendo en más países, sino que también son más grandes y mortíferos. En 2022 y 2023, Malaui y Mozambique experimentaron sus peores brotes en décadas.

El cambio climático está aumentando en gran medida la vulnerabilidad de muchos países al cólera. Esto incluye países donde el cólera es endémico y los casos ocurren estacionalmente, así como aquellos en entornos frágiles donde la enfermedad no es endémica. Esto se suma a los factores de larga data, como el conflicto, la pobreza, las crisis humanitarias y el desplazamiento de la población, que han empeorado en los últimos años.

La provisión de servicios de agua y saneamiento, y buenas conductas de higiene, son las únicas soluciones a largo plazo para poner fin a esta crisis y, en última instancia, eliminar el cólera para todos, en todas partes. 

Por lo tanto, el cólera constituye un foco importante de nuestro trabajo en materia de salud. Estamos trabajando para responder a los brotes de cólera actuales, al tiempo que consideramos soluciones a largo plazo a través de nuestro trabajo con los gobiernos y otras partes interesadas clave, incluidas las comunidades. Estas soluciones incluyen aumentar el acceso a WASH e integrar las intervenciones de cambio de comportamiento de higiene en la respuesta a emergencias de salud pública. 

Somos un socio clave del Global Task Force for Cholera Control (GTFCC) en la incidencia política y hemos fungido como presidentes del grupo de trabajo de GTFCC WASH. Antes de esto, fuimos socios oficiales en el lanzamiento de la Hoja de Ruta Mundial para Acabar con el Cólera en 2017 y ayudamos a impulsar una resolución sobre el cólera en la Asamblea Mundial de la Salud 2018.

Nuestro enfoque

Nos enfocamos en la salud en nuestras investigaciones, programas, políticas y promoción, impulsando nuestros esfuerzos para mejorar el acceso al agua potable, los inodoros y la higiene como una intervención clave para la salud. A través de nuestras actividades, influimos en el cambio del nivel nacional a los comportamientos individuales, para garantizar que las mejoras duren. Por ejemplo, en Malaui, trabajamos con el Ministerio de Salud para desarrollar un paquete de capacitación innovador para los trabajadores de la salud de primera línea a fin de aumentar su conciencia sobre la importancia del WASH para la prevención y el control efectivos de infecciones. 

Fomentamos la integración entre sectores y ministerios gubernamentales, ayudando a quienes trabajan en WASH, salud, educación, nutrición y más a trabajar juntos para hacer una diferencia mayor. También empoderamos a las comunidades al amplificar su voz en el diseño, planificación y prestación de servicios de WASH.

Participamos en eventos mundiales, como la Asamblea Mundial de la Salud, la Asamblea General de las Naciones Unidas, las reuniones de primavera del Banco Mundial, las reuniones de la Junta Ejecutiva de la OMS y los foros del G7 y el G20, para influir en los gobiernos para que aumenten la priorización de WASH en las políticas y estrategias de salud internacionales y nacionales. También abogamos por que los encargados de tomar decisiones incorporen WASH en áreas relevantes, como centros de salud. 

Solo haciendo que el agua potable, los inodoros decentes y la buena higiene sean normales para todos, en todas partes, podremos prevenir enfermedades, combatir la desnutrición y ofrecer servicios de salud de calidad que mantengan saludables a las personas y aprovechen su potencial.

Recursos más recientes y opinión de expertos

Imagen de portada: Jalia Nabukeer, una partera, se lava las manos fuera del bloque de departamentos ambulatorios antes de atender a los pacientes, distrito de Wakiso, Uganda, febrero de 2022.

Segunda imagen: Halima visita su clínica comunitaria para un chequeo mensual durante el embarazo. Los pacientes ahora pueden acceder a inodoros higiénicos y agua potable pura de las instalaciones de la clínica. Satkhira, Bangladés. Diciembre de 2022.

Última actualización de la página: mayo de 2024