¿Constituirá COVID-19 el impulso para que Zambia haga realidad los derechos humanos al agua y el saneamiento para todos?

on
4 September 2020
WaterAid/ Chileshe Chanda

Al igual que en muchos otros países en desarrollo, en Zambia, COVID-19 está magnificando los efectos de años de inversión insuficiente en servicios de agua, saneamiento e higiene. Pamela Chisanga y Chilufya Chileshe analizan el caso urgente de que el Gobierno de Zambia aproveche esta oportunidad de actuar en relación con los derechos humanos al agua y el saneamiento.

Desde el 18 de marzo, cuando se anunciaron los dos primeros casos de COVID-19 en Zambia, poco menos de 13.000 personas han dado positivo. Los efectos de la pandemia en la vida social, la actividad económica y la salud pública del país ya son visibles y cabe esperar que continúen durante mucho tiempo.

Se prevé que los impactos en la economía serán severos. La economía de Zambia estaba bajo presión mucho antes de la llegada de COVID-19, con una tasa de inflación del 15,7% a finales del primer trimestre de 2020, y la moneda se depreció en más del 20%.

En muchas de las comunidades de Zambia, la defensa de COVID es extremadamente difícil

Una buena cantidad de cobertura mediática se dedica ahora a lo que significa vivir en zonas informales y de alta densidad, en vista del consejo de permanecer en casa y mantener el distanciamiento físico. Los comentarios de los medios de comunicación social y los seminarios en la web están sobrecargados de debates sobre la practicidad de la estrategia de permanecer en casa, cuando el hogar no tiene suficiente espacio para distanciarse físicamente o aislarse, o las instalaciones para practicar una buena higiene.

En muchas comunidades, los servicios básicos como los retretes y los puntos de agua son escasos y a menudo compartidos por varios hogares. Se dice que Zambia es el tercer país más urbanizado del sur de África. Hasta el 40% de los habitantes urbanos residen en asentamientos urbanos y periurbanos informales, como Kanyama, Chibolya o Misisi Compounds, con servicios básicos limitados y escasas oportunidades de invertir su fortuna. De ahí que las preocupaciones sobre si la mayoría de las personas pueden adherirse a las directrices de prevención de COVID-19 sean reales y urgentes.

La inquietud económica y el subdesarrollo social de las densas circunstancias urbanas y rurales en las que muchas personas viven significan que a menudo carecen de acceso al agua, al saneamiento, a la salud o a una vivienda segura o segura. Kanyama, un gran asentamiento informal en el corazón de la capital Lusaka, tiene una población de más de 130.000 personas. Más del 80% de las familias en Kanyama no son propietarias de la casa en la que viven, y la mayoría usan latrinas de hoyos compartidas y recogen su agua ya sea desde un pozo poco profundo, sin protección o puntos de agua comunes. El tamaño promedio de la casa es de aproximadamente 2 m para una familia de seis miembros.

WaterAid Zambia lanza una instalación universal de lavado de manos accesible para las personas con discapacidad, como parte de nuestra respuesta al COVID-19.
WaterAid Zambia lanza instalaciones universales de lavado de manos accesibles para personas con discapacidad, como parte de nuestra respuesta al COVID-19.

COVID ha puesto de relieve las deficiencias del servicio - el Gobierno de Zambia debe intensificar

Diez años después de que la Asamblea General de las Naciones Unidas resolviera reconocer los derechos humanos al agua y al saneamiento, el Gobierno de Zambia debe hacer frente a estas flagrantes deficiencias en el acceso a los servicios básicos puestas al descubierto por COVID-19. Es necesario abordar la vulnerabilidad de grupos como las personas sin hogar, los trabajadores sanitarios, los trabajadores del sexo y las personas con discapacidad, para contener la propagación de COVID, evitar futuras pandemias y mejorar su calidad de vida.

Aunque estos retos son conocidos y ampliamente reconocidos, el impacto de años de inversión limitada en sectores críticos como el agua, la educación y la vivienda se siente ahora fuertemente y es probable que tenga efectos duraderos y paralizantes. Por ejemplo, la inversión insuficiente en infraestructura educativa hace que muchas escuelas públicas no puedan cumplir las directrices básicas de prevención de COVID-19. Las aulas superpobladas y la falta de servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH), o los que son inadecuados, dificultarán que las escuelas se adapten a la nueva realidad y pueden mantener a los niños alejados de la escuela durante más tiempo.

La financiación del agua y el saneamiento ha sido descuidada durante más de una década

La evaluación de WaterAid Zambia sobre la financiación del agua y el saneamiento determinó que no se ha dado prioridad a este sector. Durante diez años sucesivos hasta 2018, se asignó al sector entre el 0,1 y el 0,3% del PIB. Menos del 40% de lo que se asignó fue realmente desembolsado.

La necesidad de aumentar la financiación de WASH surge con los brotes anuales de cólera del país. Aunque se hacen pronunciamientos para hacer frente a esto, poco se hace y mucho menos se mantiene más allá de la fase de respuesta. En 2019 se elaboró un plan de eliminación del cólera con múltiples interesados, centrado en más del 60% en el agua, el saneamiento y la higiene. Es decepcionante que el presupuesto nacional para 2020 no prevea ninguna disposición para su aplicación.

COVID-19 ha subrayado la importancia de la higiene de las manos y el suministro de agua en particular. El lavado de manos es una forma efectiva de prevenir la transmisión de enfermedades, incluyendo COVID-19. El reto es cómo hacer que los cambios en el comportamiento higiénico sean duraderos y tengan un impacto en la prevención de enfermedades y en la calidad de vida cuando los servicios de WASH son muy deficientes. Los datos anteriores a COVID muestran que casi dos de cada cinco hogares no tenían agua y jabón. Del mismo modo, dos de cada cinco centros de salud carecían de ambos en los puntos de atención.

Sarah Chilima, técnico en salud ambiental, se prepara para desinfectar una letrina de pozo y prevenir la propagación del cólera en Lusaka, Zambia.
WaterAid/Chileshe Chanda
“Es frustrante enseñar prácticas recomendadas de higiene sabiendo que ni siquiera hay agua limpia constantemente disponible”. Sarah Chilima, técnico de salud ambiental, desinfecta una letrina de pozo para prevenir la propagación del cólera en el complejo de Chipata, Lusaka, Zambia.

Medidas clave que el Gobierno debe tomar

En el centro de este aluvión de desafíos se encuentra la lentitud general del desarrollo humano y los derechos humanos que a menudo se ignoran. Los derechos al agua y al saneamiento son cruciales porque, al igual que el derecho al desarrollo, garantizan la plena realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Las acciones tangibles del gobierno en esta dirección deben ser evidentes. Junto con la transparencia sobre cómo se aplican los recursos públicos para este fin, el Gobierno debe tomar medidas que defiendan cinco áreas principales, como se indica a continuación:

  • Dar prioridad a WASH para remediar inmediatamente los problemas de agua sucia y baños decentes. Esto significa garantizar que se disponga de la infraestructura necesaria para proporcionar agua limpia en los hogares, las instituciones públicas y las zonas insuficientemente atendidas. El décimo aniversario de los derechos al agua y el saneamiento este año debe estar marcado por medidas evidentes para cambiar el pobre historial actual. Como expresa elocuentemente Human Rights Watch, la falta de saneamiento no sólo es una afrenta a la dignidad y los derechos de las personas, sino que pone en peligro los derechos al más alto nivel posible de salud y al agua potable de otras personas debido a la naturaleza contaminante de las heces humanas cuando se eliminan indiscriminadamente.
  • Invertir en infraestructura que sirva a las personas en situaciones de vulnerabilidad y marginación. Para practicar una buena higiene y el lavado de manos durante los 20 segundos recomendados, todo el mundo -incluidas las personas sin hogar, los comerciantes y las personas en tránsito- depende en cierta medida de los baños públicos y los puestos de agua. Estos aún no han llegado a la lista de prioridades del desarrollo de la infraestructura en nuestro país. Los puestos de lavado de manos son limitados o inexistentes en los espacios públicos e instituciones como las instalaciones sanitarias o las escuelas. Cuando están disponibles, a menudo están en un estado deplorable, no funcionan y a menudo no tienen jabón o un suministro de agua fiable.
  • Hacer que los factores sociales y económicos relacionados con la seguridad, el empoderamiento y el desarrollo de la mujer sean el centro de atención ahora y a largo plazo. COVID-19, al igual que otras crisis, ha aumentado la presión sobre el tiempo de las mujeres a través del trabajo doméstico y las responsabilidades de cuidado. Garantizar que se recoja suficiente agua de forma fácil y asequible para aumentar el lavado de manos -además de la limpieza, la preparación de alimentos y el cuidado de los niños- suele ser responsabilidad de las mujeres.
  • Proporcionar salvaguardias sociales que garanticen que ningún zambiano sea indigente o se vaya a la cama con hambre, y que los niños no sean continuamente víctimas de los efectos del retraso en el crecimiento de la malnutrición y de los repetidos ataques de diarrea. Es necesario ampliar el actual programa de protección social, prestando especial atención a los niños de los hogares vulnerables de las zonas periurbanas, y tener en cuenta el costo del acceso al agua potable y los servicios de saneamiento.
  • Crear un entorno en el que los ciudadanos puedan acceder a la información necesaria para practicar una buena higiene, exigir responsabilidades y acceder a los servicios esenciales para su desarrollo. COVID-19 presenta una oportunidad para que el Gobierno de Zambia reconstruya la confianza. Una mayor transparencia y rendición de cuentas respecto de los recursos aumentará el sentido de justicia en su distribución. Esta pérdida de confianza ha repercutido en el apoyo de los donantes a pesar de que la necesidad de asistencia para el desarrollo sigue siendo elevada.

La financiación es esencial para una respuesta de COVID-19 que atienda a los derechos humanos

Reconociendo la enormidad de la tarea, nos unimos a otros para pedir una reestructuración de la arquitectura financiera mundial a fin de asegurar que haya una afluencia de financiación significativa necesaria para permitir que los países en desarrollo, como el nuestro, tengan el espacio para responder a COVID-19, y la capacidad de transformar adecuadamente la aplicación de políticas a favor de la población. Estos cambios mundiales deben basarse en un liderazgo político y técnico firme, en el compromiso con la rendición de cuentas y en la adopción de medidas decisivas para acabar con una cultura de impunidad que ha engendrado desigualdad, pobreza y abuso de los derechos humanos, que se manifiesta en el escaso acceso a los servicios básicos.

Si COVID-19 deja atrás algo duradero, debería ser un reconocimiento de la importancia de los derechos humanos básicos, como los derechos al agua, el saneamiento y la higiene, y el alto costo que pagamos por descuidarlos.

Pamela Chisanga es Directora de País de WaterAid Zambia. Síganla en Twitter en @PamChisanga. Chilufya Chileshe es Gerente Regional de Promoción de WaterAid en el sur de África. Síganla en Twitter en el @ChilufyaC.

Este artículo fue publicado originalmente en el periódico zambiano Diggers.