Es hora de dejar de lado la procrastinación y resolver la crisis de saneamiento en África

on
13 August 2018
Thumbnail
Kate Holt

¿Por qué se priva a los niños de su futuro a causa de problemas solucionables? Los titulares sobre ahogamientos en letrinas son la punta del iceberg, afirma Chilufya Chileshe.

Este mes de julio la desafortunada historia de la vida de otro niño cortada al caer en una letrina de pozo en Limpopo, Sudáfrica, llegó a nuestras noticias. Esto ocurrió después del final del muy difundido caso judicial de Michael Komape, que se ahogó en un baño escolar en la misma provincia en 2014. 

Estos dos niños son solo la punta del iceberg de un amplio conjunto de ejemplos de vidas perturbadas o limitadas por el disfrute inadecuado del derecho al saneamiento en Sudáfrica. En la tierra de Nelson Mandela, ese gran visionario y revolucionario cuya vida celebramos el mes pasado, ocurren a menudo otros incidentes menos publicitados. Por ejemplo, Lumka Mketwa, de cinco años, también murió después de caer en una letrina de pozo en su escuela primaria en el Cabo Oriental este mes de marzo. 

Aunque muertes como estas son una prueba tangible de la urgencia de la crisis del saneamiento en África, la necesidad de adoptar medidas eficaces y urgentes es más evidente en las numerosas vidas —en particular de los niños, las mujeres y las personas con discapacidad— que se ven afectadas diariamente por el mal estado o la falta de baños privados seguros. 

El largocamino por delante

Es escandaloso que, en países bastante ricos como Sudáfrica y otros de África meridional que están creciendo económicamente , los niños sean despojados de su futuro por situaciones remediables. Con el nivel adecuado de compromiso político para financiar, coordinar e implementar programas de saneamiento sostenible, estas situaciones pueden ser relegadas rápidamente a los libros de historia.

Pero en África muchas personas siguen sufriendo la indignidad de defecar al aire libre. Un estudio reciente de WaterAid —Estado de la higiene en África meridional— reveló que menos de la mitad de las poblaciones rurales de los países de la región tiene acceso al menos a servicios de saneamiento básico. En Madagascar, Mozambique, Namibia y Zimbabwe, por ejemplo, la proporción de habitantes rurales que practican la defecación al aire libre es mayor que la de los que tienen acceso a una letrina básica.

2,300 millones de personas en todo el mundo (alrededor de una de cada tres) viven sin un baño decente. La lentitud de los progresos en materia de saneamiento, en particular en África, es un problema de proporciones épicas, con consecuencias de largo alcance en la vida de las personas. El mal estado del saneamiento tiene importantes consecuencias para la salud pública y contribuye notablemente a la elevada carga diarreica. Desde más del 49 % de los niños con retraso del crecimiento en Madagascar, donde más del 88 % de la población carece de saneamiento básico, hasta los 289,000 niños que se estima que murieron el año pasado debido a enfermedades causadas por el agua sucia y el saneamiento deficiente. Un número alarmante de mujeres dan a luz en centros de salud que carecen de retretes básicos. Se dice que una de cada diez niñas africanas falta a la escuela o sufre la indignación de no tener ningún lugar privado y seguro para lidiar con sus periodos. El costo para la igualdad entre los géneros y los esfuerzos de empoderamiento de la mujer es enorme.

El saneamiento no es simplemente un inodoro o una letrina. Es el sistema completo de recogida, transporte, tratamiento y eliminación o reutilización de residuos humanos y los comportamientos higiénicos asociados. Por lo tanto, los paquetes de planificación urbana, desarrollo de infraestructura y financiamiento, como los promovidos por la 38ª cumbre de la SADC de este mes que promueve el desarrollo de la infraestructura y el empoderamiento de los jóvenes para el desarrollo sostenible, deben incluir infraestructura de saneamiento y proporcionar servicios de higiene. Lamentablemente, esto está lejos de ser la realidad. Por ejemplo, menos del 10 % de Lusaka, la capital de Zambia, está conectada a una línea de alcantarillado, mientras que el resto se basa en servicios de saneamiento en el lugar no regulados. 

Un baño sucio y roto para mujeres embarazadas utilizado en el centro de salud de Ntosa, Malawi, en septiembre de 2016.
WaterAid/Dennis Lupenga
El baño para mujeres embarazadas utilizado en el centro de salud de Ntosa, Malawi, en septiembre de 2016.

Seguimos caminando con esperanza

Incluso en mi actual estado de decepción por la lentitud del progreso, soy optimista de que en nuestros países todavía se pueden encontrar rastros de voluntad política para poner fin a la pobreza. En algunos rincones de nuestro continente hay una gran capacidad y una determinación admirable para impulsar el progreso. WaterAid y otros están otorgando una gran prioridad a la promoción de enfoques orientados a la solución para involucrar e influir en las personas y los sistemas políticos para acelerar el cambio en los países en los que trabajamos.

Confiamos en diversos instrumentos internacionales que reconocen el derecho al saneamiento, como la Resolución 70/169 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que da derecho a todos a tener acceso físico y asequible al saneamiento, en todas las esferas de la vida, que sea seguro, higiénico, seguro y social y culturalmente aceptable, y que proporcione privacidad y garantice la dignidad. 

El Comité Parlamentario Panafricano de Economía Rural, Agricultura, Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Unión Africana, en su estrategia recientemente concluida, afirma el derecho al saneamiento del pueblo africano. El segundo objetivo de su estrategia los compromete a "representar al pueblo de África mediante la promoción de su derecho a la alimentación, el medio ambiente limpio, el agua y el saneamiento y la tierra". Esto demuestra la convicción y el compromiso de que hay que dar mayor prioridad al saneamiento. Sin embargo, queda por ver cómo esta gran reunión simbólica de representantes del pueblo africano puede tener un efecto real en las prioridades políticas de nuestros gobiernos.  

Los gobiernos africanos, a través de sus diversos ministerios responsables de agua, saneamiento e higiene, en la conferencia AfricaSan celebrada en 2015, se atribuyen a los Compromisos Ngor sobre Saneamiento e Higiene. Podría decirse que esto demuestra un nivel de compromiso político con el saneamiento que los defensores han pedido desde hace mucho tiempo. La verdadera prueba, sin embargo, será cómo los gobiernos pueden mostrar el progreso resultante. Una oportunidad para ello existe con la elaboración de informes sobre los compromisos de Ngor que se espera de todos los países africanos antes de las reuniones AfricaSan 2019. Aún no se ha visto si los gobiernos tomarán este proceso en serio e invertirán en garantizar que se mejore el monitoreo y se recopilen datos de calidad para permitir evaluaciones honestas.

Nuestras aspiraciones de mejores políticas, más y mejor financiamiento, mejor capacidad de ejecución institucional y liderazgo gubernamental se hacen eco en diversos escritos, reuniones y discursos. Tenemos que hablar más sobre la necesidad de reimaginar qué inversiones son cruciales para impulsar el progreso del pueblo africano. El acceso al saneamiento es un creador y un marcador de este progreso. Por lo tanto, merece una atención diligente en la planificación, presupuestación y monitoreo en los diversos niveles de la gobernanza continental y nacional. Lamentablemente, nuestros dirigentes políticos siguen despriorizando esta situación.

Nos atrevemos a seguir soñando

En este año centenario de Mandela, sueño con un mundo más justo. Uno en el que los niños no se vean privados de libertad, dignidad, oportunidad, éxito e incluso de la vida misma porque no cuentan con inodoros decentes. El sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS 6) ofrece esperanza. Proporciona a los gobiernos, los donantes, el sector privado, los filántropos, las ONG y los ciudadanos no solo una visión de lo que es posible, sino también el marco para avanzar en la misma dirección y lograrlo.