Sin lamentar: integrar la higiene y la inmunización en la primera línea de la prevención de enfermedades 

on
1 June 2020
WaterAid/ PATH/ Chileshe Chanda

Mientras los donantes para la salud de distintas partes del mundo se reúnen virtualmente para la Cumbre Mundial de Vacunas de Gavi el 4 de junio, organizada por el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, Julie Truelove y Katie Tobin exponen por qué deberían estar hablando de invertir ahora en mejorar el acceso a los servicios de higiene, y cómo esto debe ir de la mano con la inversión en vacunas.

La higiene es una primera línea de defensa contra el COVID-19

Mientras el mundo espera una vacuna, nos basamos colectivamente en medidas críticas de prevención para controlar la transmisión de COVID-19 y evitar futuras crisis sanitarias causadas por la interrupción de las principales intervenciones sanitarias mundiales durante la pandemia.

Uno de los métodos más eficaces de prevención de enfermedades es la higiene de las manos y es en lo que se centran los consejos de salud pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La evidencia sugiere que lavarse las manos con jabón puede reducir los casos de neumonía en un 50 % y la infección respiratoria aguda en un 16—23 %, así como disminuir el riesgo de diarrea endémica en un 48 %.

Descuidar la inversión en higiene socava el fortalecimiento del sistema de salud

Los gobiernos y los donantes han dejado de invertir adecuadamente en las necesidades básicas de agua potable, jabón y baños decentes. Incluso ahora, las inversiones en materia de higiene para reforzar los sistemas de salud deficientes están en gran medida ausentes en las respuestas a nivel nacional ante el COVID-19 y el apoyo de los donantes. (Gavi es una notable excepción a esta tendencia, ya que ha permitido a los beneficiarios de su financiamiento reasignar hasta el 10 % de los presupuestos que refuerzan el sistema de salud —incluyendo higiene e infección, prevención y control— para hacer frente a la crisis de COVID-19.) Hace poco instamos a los gobiernos y donantes a que adopten siete medidas fundamentales para acelerar la inversión en higiene, entre otras cosas mediante la iniciación de campañas masivas de información sobre salud pública a nivel nacional, y a que aumenten urgentemente el apoyo financiero a los servicios de higiene para las comunidades y los trabajadores sanitarios de primera línea.

La pandemia ha perturbado los programas de salud pública

Complicando aún más los desafíos para minimizar el impacto del COVID-19 en la salud mundial, los servicios de inmunización se han retrasado o interrumpido desde el inicio de la pandemia, en parte para evitar la propagación de enfermedades en clínicas abarrotadas y poner en riesgo a los trabajadores sanitarios de primera línea, cuidadores y pacientes. Según el UNICEF, Gavi y la OMS, esto ha puesto a 80 millones de niños menores de un año en riesgo de padecer enfermedades prevenibles mediante la vacunación, como el sarampión, la difteria y la poliomielitis.

Mientras muchos países se esfuerzan por reiniciar los servicios de inmunización, el Grupo de Trabajo Mundial para el Control del Cólera ha hecho hincapié en la necesidad de contar con servicios adecuados de agua, saneamiento e higiene (WASH) como una de las seis medidas fundamentales requeridas para reanudar los servicios de vacunación oral preventiva contra el cólera en puntos críticos.

El caso sobre la entrega conjunta de servicios de higiene y vacunas

Para mitigar los efectos a largo plazo del COVID-19 en la salud pública mundial, es esencial la prestación conjunta de servicios de higiene e inmunización. Dado que los programas de inmunización llegan a más personas que cualquier otra intervención sanitaria, son un punto de entrada crucial para integrar servicios de WASH —con especial énfasis en el cambio de comportamiento en materia de higiene—. Los enfoques de integración de la higiene deben convertirse en la nueva norma para la administración de vacunas.

Nuestra reciente investigación con SHARE y numerosos socios expuso los argumentos para incorporar las intervenciones de cambio de comportamientos en el contexto específico de la higiene en las sesiones de vacunación. La investigación mostró posibles resultados positivos de este modelo de integración de la higiene a fin de incluir lo siguiente:

  • Mejorar la eficacia en función de los costos y la eficiencia operativa: un factor importante en entornos limitados de recursos tanto para los proveedores de servicios como para reducir la demanda de tiempo para los usuarios de servicios de salud esenciales.
  • Llegar a las poblaciones desatendidas para ayudarlas a asistir y completar las sesiones de inmunización, aumentar la confianza en los servicios de salud y participar en prácticas de cambio de comportamiento en materia de higiene.
  • Efectos sinérgicos del aumento de la demanda y la utilización de inmunización y otros servicios de salud infantil, al tiempo que aumenta el éxito de las conductas de cuidado de los niños, como la lactancia materna exclusiva y la higiene alimentaria.
  • Potencial de mejorar el rendimiento de la vacuna, basado en evidencias emergentes que apoyan la plausibilidad biológica de que la mejora de la higiene, el saneamiento, el agua potable y el jabón podría aumentar el rendimiento de la vacuna oral mediante la mejora de la salud intestinal, un área clave para seguir investigando.

En la guía a nivel mundial de la OMS se hace hincapié en que la vinculación de los esfuerzos de prevención y control de las enfermedades diarreicas podría dar lugar a mayores resultados en materia de salud en comparación con los resultados de intervenciones únicas, incluidas medidas preventivas como la mejora de las condiciones de vida y de los servicios de WASH. La planificación específica del contexto, la asignación presupuestaria, la ejecución y la evaluación pueden establecer plataformas sólidas e integradas para la higiene y la inmunización.

En Nepal, trabajamos con la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM) para realizar un estudio de alcance a fin de evaluar la viabilidad de incorporar cambios de comportamiento en relación con la higiene en el ya exitoso programa de inmunización del país. La intervención mejoró los comportamientos de higiene clave (relacionados con la lactancia materna exclusiva, el lavado de manos con jabón, la higiene de los alimentos, el manejo de las heces y el tratamiento del agua y la leche) del 2 % en la evaluación inicial al 53 % después de un año. El proyecto también aumentó la cobertura de inmunización y condujo a una disminución del 10 % en la prevalencia de diarrea en quienes participaron en el programa piloto.

Sobre la base de esta intervención exitosa, la integración de la promoción de la higiene con la inmunización rutinaria se ampliará a nivel nacional con la introducción de una vacuna contra el rotavirus, prevista para junio de 2020. A pesar de la pandemia de COVID-19, ya se han llevado a cabo programas masivos de capacitación para estas sesiones interactivas en todas las oficinas de salud de Nepal. Vea nuestro cortometraje sobre el proyecto, a continuación.

Acciones "sin arrepentimiento" para la prevención de enfermedades

Invertir en enfoques de higiene integrada actualmente es una acción sin arrepentimiento necesaria para hacer frente al COVID-19, ayudar a mantener el suministro esencial de vacunas y aumentar la resiliencia ante las crisis sanitarias posteriores relacionadas con enfermedades prevenibles. Para desarrollar estrategias a más largo plazo se deben tomar medidas urgentes desde ahora y en todos los niveles:

Acciones locales:

  • Asegurarse de que cada clínica de inmunización cuente con instalaciones básicas de lavado de manos con agua y jabón, accesibles para todo el personal y los pacientes.
  • Desarrollar un enfoque de "no hacer daño" para promover activamente la higiene y el lavado de manos a través de plataformas de inmunización, clínicas y con el personal de la clínica a través de señales visuales y estímulos de comportamiento, junto con plataformas de radio, música y mensajería móvil.
  • Acelerar la elaboración de paquetes de intervención integrada específicos para cada contexto, basándose en directrices nacionales y en la ciencia de cambios de comportamiento en materia de higiene.
  • Iniciar la capacitación de trabajadores sanitarios de primera línea para integrar la higiene y la inmunización.

Acciones nacionales:

  • Los ministerios de salud y los ministerios competentes relacionados con el WASH y el desarrollo social deben promover activamente los comportamientos en materia de higiene incorporados en las comunicaciones sobre inmunización.
  • Incluir en los presupuestos de salud e inmunización fondos destinados a mejorar inmediatamente las prácticas de lavado de manos e higiene de las clínicas de inmunización.
  • Aprovechar al máximo la flexibilidad de Gavi para reasignar hasta un 10 % del financiamiento reforzado del sistema de salud para priorizar la integración de la higiene y la capacitación en materia de infecciones, prevención y control.
  • Acelerar la colaboración entre los sectores para elaborar directrices y planes de acción nacionales para enfoques de inmunización integrada en la higiene, incluidos planes de preparación para el lanzamiento de una vacuna contra el COVID-19.

Acciones mundiales:

  • Los aliados clave para la inmunización y los servicios de WASH deben defender un enfoque de higiene integrada para la inmunización como una acción "sin arrepentimiento" para la salud mundial.
  • Los donantes a Gavi deben expresar su apoyo a un enfoque de higiene integrada para la inmunización, y ampliar la flexibilidad de Gavi para reasignar hasta el 10 % de los fondos existentes que refuerzan el sistema de salud, a fin de priorizar la inversión en la integración de la higiene, junto con la inmunización, como medida preventiva crítica en respuesta ante el COVID-19.
  • Acelerar la orientación a nivel global procesable en cuanto a la integración de la higiene y la inmunización, sobre la base de las pruebas existentes y las acciones "sin arrepentimiento" en materia de higiene y lavado de manos, para informar la estrategia de fortalecimiento del sistema de salud de Gavi.
Una voluntaria de salud que lleva a cabo una sesión de higiene frente a un grupo de padres e hijos que han acudido para vacunarse al hospital del distrito de Khalanga, Jajarkot, Nepal.
WaterAid/Mani Karmacharya
Un enfoque de inmunización integrada en la higiene: una voluntaria de la salud realiza una sesión de higiene con padres e hijos que han acudido al hospital del distrito para vacunarse. Jajarkot, Nepal.

Dar prioridad a la inversión en higiene ahora logrará tener planes y mecanismos listos para la prestación conjunta de servicios de higiene e inmunización.

Dar prioridad a la ejecución conjunta de programas de higiene e inmunización, incluido el financiamiento crítico para integrar la higiene con la inmunización, es esencial para establecer una nueva normalidad, y particularmente vital en este periodo de vulnerabilidad antes de que una vacuna contra el COVID-19 esté disponible universalmente. La pandemia ha exacerbado las desigualdades en términos de ingresos, género, edad, ubicación, discapacidad y estado de salud, y estos factores de discriminación —que ya se dan en términos de quién tiene acceso a agua potable y jabón y al saneamiento— probablemente también se manifiesten en quién tiene acceso a una vacuna y cuándo.

Apoyando el llamado de ONUSIDA, Oxfam y más de 150 líderes mundiales a favor de una vacuna popular, hacemos hincapié en la necesidad de actuar ahora para evitar la propagación continua de la pandemia. El establecimiento de prioridades en materia de higiene ahora preparará planes nacionales y mecanismos de prestación de servicios en todos los ministerios de salud, inmunización y agua, saneamiento e higiene; ayudará a fortalecer los servicios críticos de inmunización rutinaria y masiva con intervenciones higiénicas a largo plazo; y preparar enfoques integrados en materia de higiene para mejorar la eficacia de la eventual implantación de una vacuna contra el COVID-19. Esperamos escuchar a Gavi y sus donantes apoyar este llamado cuando asuman su compromiso el 4 de junio.

Julie Truelove es analista de Políticas Senior de Salud e Higiene en WaterAid UK. Ella tuitea como @JulieTruelove. Katie Tobin es coordinadora de Promoción en WaterAid. Ella tuitea como @travelingKT.