Hacia una nueva estrategia sanitaria global de la UE

8 min read
WaterAid/ James Kiyimba

Al publicar nuestra propuesta paralela conjunta de la sociedad civil para la Unión Europea, Carolina Díaz explica por qué ahora es una valiosa oportunidad para que la UE aproveche de manera eficiente y eficaz su influencia política y política, a través de una estrategia global de salud global.

La pandemia del COVID-19 ha sido un recordatorio de la importancia de la salud mundial para el futuro social, político y económico de la humanidad. Invertir en salud pública y apoyar sistemas de salud fuertes y resilientes siempre han sido importantes; ahora, los peligros de no invertir se han visto arrojados en un fuerte alivio. Sin embargo, una mejora eficaz y sostenible requiere un enfoque coordinado y centrado.

Junto con Aidsfonds, Deutsche Stiftung Weltbevölkerung, Global Health Advocates, International Planned Parenthood Federation — European Network y Save the Children, hemos producido Towards a new global health strategy de la UE, una propuesta paralela de la sociedad civil que ofrece recomendaciones para inspirar a la Unión Europea (UE) hacia una visión y un papel más amplios en la salud mundial.

Esta es la oportunidad para que la UE renueve su visión sobre la salud mundial

En 2010, el Consejo de la UE instó a las instituciones de la UE y a los Estados miembros a actuar sobre la salud mundial, un llamamiento que dio como resultado el Marco Europeo para la Salud Global — Conclusiones del Consejo y Comunicación de la Comisión. Habida cuenta de los cambios tectónicos que se han producido desde entonces en la cooperación al desarrollo y la salud mundial, la UE debe renovar su visión sobre la salud mundial, de modo que pueda hacer frente a los nuevos y descuidados retos sanitarios mundiales y adaptarse a un entorno político alterado. Un marco integrado optimizaría el uso de recursos limitados, racionalizaría un enfoque coherente de la salud y orientaría mejor los esfuerzos de la UE para apoyar a los países socios, ampliando el impacto.

La UE ha desempeñado un papel de liderazgo fundamental a la hora de convocar a los donadores y movilizar nuevos compromisos financieros para hacer frente al COVID-19, demostrando la ambición y la acción que son posibles cuando un claro imperativo de salud mundial impulsa su agenda. La pandemia, además de la elección de un nuevo Parlamento de la UE, el nombramiento de una nueva Comisión, el próximo inicio de un nuevo marco financiero plurianual y la programación de los instrumentos de financiación pertinentes de la UE, representa una oportunidad estratégica para definir una nueva estrategia sanitaria mundial de la UE. Lea más en nuestro documento de referencia que acompaña nuestra estrategia.

En nuestra estrategia paralela proponemos tres prioridades:

  1. Fortalecimiento de los sistemas de salud resilientes para ofrecer cobertura sanitaria universal.
  2. Abordar la inequidad en materia de salud y abordar los determinantes de la salud.
  3. Abordar las cuestiones desatendidas en el ámbito de la salud.

Agua, saneamiento e higiene son una excelente inversión en salud

WASH (agua, saneamiento e higiene) es un factor determinante de la salud, como lo demuestran claramente brotes de enfermedades infecciosas como el COVID-19 . Sin sistemas de salud que funcionen con sistemas y servicios de WASH sólidos, las enfermedades contagiosas se propagan rápidamente e interrumpen la provisión de servicios de salud esenciales, causando más muertes e impactos devastadores en las economías y las sociedades.

Existen enormes lagunas en la prestación de servicios de WASH que afectan desproporcionadamente a las personas más marginadas y vulnerables. Tres mil millones de personas carecen de agua potable y jabón para lavarse las manos en el hogar, mientras que el 40% de los centros de salud carecen de instalaciones adecuadas de higiene de las manos en los puntos de atención donde se está tratando a los pacientes. Las mujeres y las niñas se ven desproporcionadamente afectadas, tanto por sus necesidades específicas, como la gestión de la higiene menstrual, y por las que con mayor frecuencia se ven sobrecargadas de tareas domésticas , como transportar agua a largas distancias en ausencia de servicios domésticos.

El financiamiento de los servicios WASH ya estaba en crisis antes del impacto del COVID-19, y la ONU destacó que solo el 4% de los países (PDF) informaron tener recursos financieros suficientes para alcanzar los objetivos nacionales de higiene. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que por cada dólar invertido en agua y saneamiento a nivel mundial hay un retorno de $4.3 en costos de salud reducidos, lo que hace que estos servicios vitales sean una excelente inversión.

El COVID-19 lo ha ampliado, destacando la importancia crucial del lavado de manos como primera línea de defensa. El lavado de manos es uno de los métodos de prevención de enfermedades más eficaces disponibles; se ha demostrado que reduce los casos de neumonía en un 50%, reduce la infección respiratoria aguda entre un 16% y un 23% y reduce hasta un 48% el riesgo de diarrea endémica.

Dos hombres usando una estación de lavado de manos que funciona con los pies en Hyderabad, Pakistán.
Dos hombres utilizando una estación de lavado de manos que funciona con los pies instalada por WaterAid en Hyderabad, Pakistán, como parte de nuestra respuesta al COVID-19.

Recomendaciones para fortalecer los sistemas de salud resilientes a fin de lograr una cobertura sanitaria universal

Entre otros factores, esto requiere inversiones sostenibles a largo plazo en los seis componentes básicos de los sistemas de salud, prestando una atención renovada a la salud pública, incluidos los sistemas y servicios de agua, saneamiento e higiene; salud reproductiva, materna, neonatal, infantil y adolescente; nutrición; mitigación de los efectos del cambio climático; y la capacidad de prevenir epidemias y responder a ellas.

Para reforzar los sistemas de salud resilientes, la UE debería invertir en la prestación sostenible de servicios WASH, en comunidades e instalaciones sanitarias, como primera línea crítica de defensa contra la propagación de muchas enfermedades infecciosas, incluyendo el COVID-19. Debe apoyar la ampliación a nivel nacional de las campañas de promoción de la higiene y la capacitación de los trabajadores de primera línea en medidas y prácticas de prevención y control de infecciones. Además, debería defender enfoques intersectoriales eficaces a nivel mundial y nacional, tratar de convocar a asociados en los silos sectoriales tradicionales y mostrar enfoques integrados innovadores, como los que se aplican entre la salud y el saneamiento, el saneamiento y el saneamiento.

Recomendaciones para integrar WASH con intervenciones sanitarias

Cada vez es más evidente que combinar o integrar las intervenciones de WASH y de salud ayuda a maximizar el impacto y la rentabilidad de ambas. Por ejemplo, el análisis de WaterAid estima que la ampliación de un paquete integrado de intervenciones de WASH, vacunación contra el rotavirus y nutrición hasta una cobertura del 100% podría reducir la morbilidad en casi dos tercios (63%) y reducir casi a la mitad la mortalidad (49%) por diarrea y neumonía, lo que equivale a evitar más de 697,000 muertes infantiles al año. Por lo tanto, en la estrategia paralela recomendamos que la UE se enfoque más en cuatro esferas críticas en las que el agua y la salud se intersectan:

  1. WASH en los centros de salud: las condiciones antihigiénicas socavan los esfuerzos para prevenir y controlar brotes como el COVID-19, y dan lugar a un uso excesivo de antibióticos, lo que contribuye a la resistencia a los antimicrobianos (RAM).
  2. Nutrición : el acceso al agua potable y el saneamiento y las buenas prácticas de higiene son esenciales.
  3. Enfermedades tropicales desatendidas (ETD): el WASH es clave para la prevención y el tratamiento.
  4. Servicios de higiene para hogares y comunidades, y campañas de promoción de la higiene y cambio de comportamiento: prioridades cruciales para la prevención y el control del COVID-19 y futuros brotes de enfermedades infecciosas.

Dado que la UE está iniciando un proceso de programación para definir las prioridades del nuevo ciclo de cooperación para 2021-27, también debe garantizar que la programación responda a la intersección entre la salud, la nutrición y el agua, saneamiento e higiene para poblaciones especialmente vulnerables, como las mujeres embarazadas y lactantes, las mujeres de la edad reproductiva y las adolescentes, y los lactantes y los niños pequeños.

El cortometraje que figura a continuación explica el papel vital de WASH en los sistemas de salud.

Recomendaciones para el WASH y los problemas de salud sin atención

En cuanto al papel del WASH en el tratamiento de las cuestiones de salud desatendidas, en nuestra estrategia paralela recomendamos que la UE defienda un enfoque intersectorial comprometiéndose a:

  • c) Financiar la integración del WASH en los programas de ETD
  • Proporcionar financiación para apoyar la coordinación de los esfuerzos en materia de WASH y ETD.
  • Apoyar programas integrados de cambio de comportamiento de las NTD y el WASH.
  • Alentar a los países socios a que inviertan en infraestructura de agua, saneamiento e higiene, con el objetivo de utilizar datos de las ETD para priorizar las áreas de mayor riesgo.

Las inversiones de la UE en servicios de saneamiento e higiene en los centros de salud también deben considerarse una contribución clave para hacer frente a la RAM, ya que los antibióticos se utilizan con frecuencia en entornos sanitarios antihigiénicos como solución rápida para una higiene deficiente.

La salud y los derechos sexuales y reproductivos (SRHR, por sus siglas en inglés) es otra área de la salud pública desatendida en la que WASH es esencial. Millones de mujeres se enfrentan a problemas para gestionar la menstruación de forma eficaz e higiénica porque no tienen acceso a los productos esenciales y al WASH. La UE debe comprometerse a adoptar un enfoque basado en los derechos en materia de SRHR y promover servicios integrados y completos.

Nuestro papel en un enfoque holístico de la salud mundial

Por último, nuestra estrategia paralela destaca el papel crucial de la sociedad civil para apoyar a la UE en la aplicación de la estrategia propuesta, y la necesidad de reforzar la coordinación y el compromiso de la UE con las organizaciones de la sociedad civil.

En los países socios de la UE, las nuevas estrategias podrían contribuir a la participación diversa e inclusiva de la sociedad civil y las comunidades en todos los procesos pertinentes de toma de decisiones sanitarias.

Para aprovechar eficazmente su influencia política y normativa, la UE necesita una estrategia que actúe como brújula, proporcione orientación operativa y coordine un enfoque holístico de la salud mundial. Dicha estrategia debe aplicarse a todos los implicados en la acción sanitaria mundial de la UE, así como a las políticas de la UE que tienen un impacto directo en la salud, incluidos los ámbitos del agua, el clima, los derechos humanos, la migración y el comercio.

Estamos dispuestos a seguir apoyando el desarrollo de una nueva estrategia mundial de salud y a apoyar su aplicación en los países en los que trabajamos.

Carolina Díaz es coordinadora de incidencia política de la UE en WaterAid. Siga @EUWaterAid las últimas noticias sobre nuestra incidencia política en Europa.